Urueña ya es oficialmente uno de los pueblos 'bonitos' de España

Proclamación de Urueña como uno de los 'Pueblos bonitos de España'.

El salón de actos del Centro e-LEA Miguel Delibes de la Villa del Libro de Urueña (Valladolid) ha acogido este viernes el acto de presentación de la Asociación 'Los Pueblos más bonitos de España', un acto previo a la entrega del distintivo que acredita a la localidad como miembro electo de dicha Asociación.

  

El acto ha contado con la presencia del presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero; del alcalde de Urueña, Manuel Pérez-Minayo, y del presidente de la Asociación de los Pueblos más bonitos de España, Óscar Soria.

 

La asociación 'Los Pueblos más Bonitos de España' fue creada en marzo de 2011 inspirándose en asociaciones similares que ya existen en todo el mundo con gran éxito. Se trata, como ha señalado el presidente de la Diputación, Jesús Julio Carnero, de un "sello de calidad", que "viene a reconocer y a recompensar el esfuerzo" realizado.

 

Tras recordar que la Diputación de Valladolid ha desarrollado en Urueña "uno de sus proyectos culturales y turísticos de mayor importancia", la primera Villa del Libro de España, ha recordado que las librerías y los distintos centros culturales aquí instalados, junto a una "amplia y variada" oferta cultural, hacen de Urueña "un lugar único", capaz de "ofrecer experiencias únicas a aquellos que deciden perderse en sus calles, sus plazas, sus librerías o sus museos". "Un lugar para apreciar el silencio, la calma, la cultura, el paisaje, lejos del bullicio del mundo de hoy", ha añadido.

 

Para poder formar parte de la Asociación Los Pueblos más Bonitos de España hay que tener menos de 15.000 habitantes y poseer un patrimonio arquitectónico o natural certificado. Superados estos dos puntos, se realiza una auditoría del pueblo por personal de la comisión de calidad designada a tal efecto donde se valoran aspectos tan variados como la limpieza, la conservación de las fachadas, la circulación de vehículos, el aparcamiento, el cuidado de flores y zonas verdes o el tratamiento de las insignias publicitarias y carteles.

 

En total son 24 las localidades que forman parte de la Asociación: a las 15 fundadoras se unieron el pasado 22 de enero, además de Urueña, otras ocho localidades. La relación completa la forman Albarracín (Teruel), La Alberca (Salamanca), Alcalá del Júcar (Albacete), Ayllón (Segovia), Calaceite (Teruel), Cantavieja (Teruel), Frías (Burgos), Lastres (Asturias), Lucainena de Las Torres (Almería), Maderuelo (Segovia), Medinaceli (Soria), Mogarraz (Salamanca), Mojácar (Almería), Morella (Castellón), Pampaneira (Granada), Pedraza (Segovia), Peñíscola (Castellón), Puertomingalvo (Teruel), Rubielos de Mora (Teruel), Santillana del Mar (Cantabria), Valderrobres (Teruel), Valverde de los Arroyos (Guadalajara) y Vejer de la Frontera (Cádiz).

 

URUEÑA

 

Situada en uno de los bordes noroccidentales de los Montes Torozos, Urueña se configura como un mirador natural de excepcionales vistas, alcanzando en días claros, tanto la Cordillera Cantábrica como los Montes de León, con el Teleno como máximo exponente. Por su ubicación, Urueña fue un referente en la historia tanto del reino de Castilla como del de León. Muestra de su importancia en la Edad Media son los tres monasterios, cinco ermitas y tres parroquias con los que contó la villa.

 

Una muralla con forma ovoidea, mandada edificar por la hermana del emperador Alfonso VII doña Sancha entre los siglos XII y XIII, encerraba el primitivo núcleo urbano. De ella se conserva una parte importante así como las dos puertas de entrada que permiten el acceso al casco urbano: la del Azogue y la de la Villa. La primera, en el nordeste de la muralla, posee un arco apuntado y está flanqueada por dos cubos de la propia muralla. La segunda, en el sur de la villa, se sitúa sobre la pendiente del terreno que da lugar a la comarca natural de Tierra de Campos y servía de puerta principal para entrar a la primitiva ciudad, si bien hoy sirve de mirador.

 

También en la muralla, y sobre la esquina sureste, se encuentran los restos del castillo que mandó construir Fernando I en el siglo XI. Es de planta rectangular con cubos cilíndricos en sus esquinas a excepción del situado en el sur que es de planta cuadrada.

 

Dentro de sus murallas Urueña esconde tesoros que deben ser encontrados por todos aquellos que quieran acercarse a la localidad. Entre ellos destaca la única iglesia que actualmente se conserva, la de Santa María del Azogue. Comenzada a construir en el siglo XVI y finalizada en el XVIII con estilos claramente góticos y renacentistas, toda ella en piedra. El resto del pueblo es un continuo caserío de enorme belleza, que incita al paseo y al descubrimiento de cada uno de sus rincones.

 

Entre ellos se encuentran diversas casas señoriales, como la Casona del Mayorazgo, del siglo XVIII, hoy sede de la Fundación Centro Etnográfico Joaquín Díaz. Fuera de los límites de la muralla, a unos 2 kilómetros por la carretera que conduce a San Cebrián de Mazote, se encuentra la Ermita de la Anunciada. Fue construida entre los siglos XI y XII, en estilo románico-catalán, única de este estilo que se ha encontrado fuera de los límites propios de Cataluña.

 

VILLA DEL LIBRO

 

Urueña fue el lugar elegido en 2007 por la Diputación de Valladolid para desarrollar el proyecto turístico cultural de la Villa del Libro, única de España e inspirada en otras villas del libro existentes en Europa, como Hay-on-way, (Reino Unido, la más antigua), Redu (Bélgica) o Montolieu (Francia).

 

Todas ellas tienen como denominador común la dinamización económica, cultural y turística a partir de la recuperación de los espacios públicos en torno al libro, la literatura y la lectura.