Tribuna mini Saltar publicidad
Cortinilla bose tribuna va 800x800px file

UPyD denuncia que el Ayuntamiento de Tudela de Duero no cobra las sanciones urbanísticas

La concejala Carolina Martín pidió esta información en el pleno municipal de diciembre de 2012 y aún no ha obtenido respuesta.

Unión Progreso y Democracia en Tudela y Herrera de Duero denuncia al Equipo de Gobierno por no cobrar las sanciones procedentes de infracciones urbanísticas. Esta negligencia a la hora de aplicar las multas no sólo supone un perjuicio económico a las mermadas arcas municipales, sino que envía un mensaje a los ciudadanos de que no hay consecuencias por infringir la ley.


Esta situación, de la que hay constancia de que no se ha girado cantidad alguna al menos entre el período 2006 – 2012, se ha venido denunciando desde finales del pasado año. En concreto, la concejala de UPyD, Carolina Martín, solicitó por primera vez está información en el pleno municipal de diciembre de 2012; solicitud que se repitió en las sesiones plenarias de enero y febrero de este año.


El 26 de marzo de 2013, el alcalde Óscar Soto reconoció en una reunión con los demás grupos políticos que no se habían tramitado los expedientes ni se habían girado las sanciones correspondientes, aduciendo vagas excusas y adquiriendo el compromiso de entregar una memoria escrita explicativa. Memoria que aún no ha llegado a los demás partidos de la oposición. Del mismo modo, la actual concejala de Urbanismo, Marta Olmedo, tampoco ha sabido responder a esta pregunta.


Por su parte, la edil de la formación magenta, Carolina Martín, exige que se entregue de una vez la memoria comprometida, así como se actúe con celeridad para su cobro. La representante de UPyD señala que estas infracciones “pueden alcanzar
cuantías de hasta 10.000 euros”
y recuerda al Equipo de Gobierno que “cumplir la ley
es una obligación, no una opción”
.


Del mismo modo, le pregunta a la concejala de Urbanismo “si no es contradictorio defender la igualdad de los ciudadanos, cuando se multa o no se multa, se deja o no caducar las infracciones en función de las simpatías o de las vinculaciones políticas”. Martín señala ejemplos tan llamativos como la construcción de una piscina o dobles alturas y que el pasado año se podría haber dejado de recaudar “más de 100.000 euros”. 


También lamenta la mala imagen que se ofrece del municipio cuando el Ayuntamiento “ha permitido construir de cualquier manera en Tudela de Duero durante al menos seis años” y se cuestiona “cómo van a justificarse la reducción de partidas para determinados servicios si el propio Consistorio no recauda lo que le corresponde por estas infracciones”.