UPyD denuncia a Artur Mas y pide que se paralice el proceso en Cataluña si es necesario

La denuncia se presenta por delitos "flagrantes y permanentes" de desobediencia, prevaricación y omisión del deber de perseguir delitos contra el presidente de la Generalitat, Artur Mas.

UPyD ha presentado este domingo sobre las 9 horas una denuncia contra el presidente de la Generalitat, Artur Mas, y los consellers de Educación e Interior.

  

Además, ha solicitado la actuación de las fuerzas de seguridad para el cierre de los edificios públicos que albergan las urnas del 9N, el decomiso del material y la detención de los voluntarios en caso de que se les identifique y se nieguen a hacerlo.

 

La denuncia se presenta por delitos "flagrantes y permanentes" de desobediencia, prevaricación y omisión del deber de perseguir delitos contra el presidente de la Generalitat, Artur Mas; la consellera de Educación, Irene Rigau, u el de Interior, Ramon Espadaler, y, según ellos, todos sus cómplices, cooperadores necesarios, encubridores y demás coautores que resulten de las actuaciones que se practiquen.

  

Según ha explicado a las puertas de la Ciudad de la Justicia el portavoz de UPyD de Catalunya, Ramon de Veciana, serán las fuerzas de seguridad quienes decidan si detener o no a algún presidente de mesa por "oponerse a las actuaciones policiales".

  

La denuncia recoge cómo "a pesar de la suspensión taxativa del Tribunal Constitucional (TC) realizada hace 15 días, la Generalitat ha abierto institutos y edificios públicos que dependen de la Consellería de Educación para la realización de la consulta suspendida facilitando su logística y los medios necesarios para realizarla".

  

También consideran que el Govern ha puesto a disposición del 9N funcionarios públicos y a los Mossos d'Esquadra "en la realización de actos ejecutivos de la organización del proceso de participación ciudadano y ha hecho entrega de las llaves de los edificios a voluntarios de afiliación desconocida dependientes en su mayoría de la ANC".

  

De Veciana ha declarado a los medios que Artur Mas está cometiendo actos muy graves que se podrían calificar de "golpe de Estado", en los que, según él, no se utiliza la violencia pero sí la coacción, y ha añadido que el presidente del Gobierno centra, Mariano Rajoy, no hace nada para impedirlo, por lo que le considera parte de la hoja de ruta de los independentistas.

Noticias relacionadas