UPA y COAG piden que la situación sanitaria del ganado en Extremadura no afecte a los animales de Ávila

La Alianza UPA-COAG trasladará este jueves al director general de Producción Agropecuaria de la Junta de Castilla y León la enorme preocupación que existe entre los ganaderos de nuestra región ante el incremento de positivos en tuberculosis bovina que ha supuesto de momento el sacrificio de 10.000 vacas en la comunidad autónoma vecina

Esta medida adoptada por el Gobierno extremeño levanta todas las alarmas en Castilla y León puesto que es contínuo el compartimento de actividades ganaderas entre ambas regiones en materia de uso de acuíferos, pastos, movimiento ganadero como la trashumancia, o actividades de compra-venta en mercados ganaderos como el de Salamanca.

 

Por este motivo, la Alianza UPA-COAG va a pedir que la situación sanitaria del ganado en Extremadura no afecte al movimiento de animales de explotaciones trashumantes abulenses.

 
Además recordarán a la Dirección General de Producción Agropecuaria que tenga en cuenta que por primera vez desde una administración, en este caso Junta de Extremadura a través del DOE, se apunta entre los motivos del enorme incremento de casos de positivos del primer semestre del año a los reservorios de animales silvestres relacionados con la actividad cinegética de la caza mayor, especialmente jabalí y ciervo.

 

Al respecto, la Alianza UPA-COAG lleva denunciando desde hace años que la prevalencia de enfermedades en bovinos, ovinos y caprinos se debe en un grandísimo porcentaje a la enorme presencia de animales silvestres, y sin embargo desde la Administración regional siempre se ha puesto en duda este argumento.

 

Pedirán que no solo se controlen especies como el ciervo o el jabalí, sino otro tipo de fauna muy extendida en Castilla y León como el lobo y el buitre, que cuentan con una enorme capacidad de transmisión de enfermedades como la tuberculosis o brucelosis.

 

Exigirán a la Consejería que realice trabajos para superponer el mapa de la fauna salvaje de Castilla y León con el mapa de incidencia de prevalencia de enfermedades para verificar sus sospechas sobre la relación directa entre ambas.

 

Esta organización agraria reclama de la Administración regional que actúe con máxima responsabilidad en un tema muy sensible como es el del saneamiento ganadero, puesto que "el perjuicio que se puede ocasionar al sector ganadero si no se permite el movimiento de ganado es inmenso".

 

En este sentido, la Alianza UPA-COAG va a exigir a la Junta de Castilla y León que priorice en dar una solución al problema de movimiento de ganado hacia tierras extremeñas que pueden tener este año determinados ganaderos de nuestra región.

 

También exigirán que no se ponga en peligro el presente y futuro de la actividad ganadera por potenciar la actividad económica de empresas vinculadas a la caza mayor, y por lo tanto para "satisfacer el recreo y disfrute de unos cuantos privilegiados aficionados a pasar su tiempo de ocio matando venados, ciervos o jabalís en fincas de nuestra región".