UPA considera que la nueva PAC "no acabará con las injusticias en el reparto de las ayudas"

“La nueva PAC es poco ambiciosa a la hora de evitar la entrada de cazaprimas y especuladores al sector”, han señalado.

El Consejo de Ministros aprueba hoy los reales decretos que determinarán, a partir del 1 de enero, la aplicación de la Política Agraria Común en nuestro país. Esta política, que tiene como objetivo garantizar la producción de alimentos y mantener la vida en las zonas rurales, aporta en España un 28,8% de la renta de los agricultores y ganaderos.

 

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos ha lamentado que, al final de este “largo proceso” de reforma de la PAC, los agricultores y ganaderos profesionales “hayan vuelto a salir perdiendo”, en referencia a los últimos cambios en figuras como el agricultor activo, las ayudas acopladas para cada sector o la distribución por regiones de las ayudas.

 

“La nueva PAC es poco ambiciosa a la hora de evitar la entrada de cazaprimas y especuladores al sector”, señalan. “Ahora esperamos que el Gobierno y las Comunidades Autónomas se pongan las pilas y se aseguren de que no sea considerado perceptor de ayudas ningún falso agricultor o ganadero”.

 

Además de que la nueva PAC traerá menos ayudas a España -35.700 millones en pagos directos y 8.300 en medidas de desarrollo rural-, éstas se repartirán entre más hectáreas, por lo que las ayudas por superficie se reducirán. Pasaremos de 17 millones de hectáreas a 23 o 24 -por la inclusión de los barbechos blancos y los pastos- por lo que las hectáreas más productivas y que más contribuyen a la generación de riqueza y empleo en el medio rural serán las más perjudicadas.