UPA-COAG denuncia que el lobo ha matado dos becerros en la zona de Topas

Piden que se haga un riguroso control poblacional y que se cumplan al 100 % los cupos de caza. 

La Alianza UPA-COAG de Salamanca ha denunciado un día más nuevos ataques de lobos en nuestra provincia, concretamente en la zona de Valdelosa-Topas, y que se suman a otros muchos más que vienen produciéndose en las últimas semanas en esta zona de la provincia.

 

La organización denunció ayer públicamente la situación actual que sufren los ganaderos de extensivo de la provincia. Apenas 24 horas después denuncian el enésimo ataque a una explotación con la muerte de dos becerros, que se suma a otra decena de `lobadas´ más en apenas un mes en varias explotaciones ganaderas salmantinas con al menos 20 animales muertos en los términos de Valdelosa-Topas.

 

La Alianza UPA-COAG hace un llamamiento a la responsabilidad y sentido común de las administraciones para que se escuchen las demandas de las Opas y para que se haga "un riguroso control poblacional y que se cumplan al 100 % los cupos de caza. No es concebible que no se ejecuten los permisos porque esto supone una cría desmesurada de ejemplares, lo que ha propiciado un descontrol absoluto de ejemplares por toda la región en los últimos años, que está incidiendo también en la provincia de Salamanca".

 

"La situación actualmente es insostenible y requiere medidas valientes, y si no llegan soluciones firmes y valientes como mantener los lobos en reservas no habrá futuro alguno para la ganadería extensiva y por lo tanto para la carne de excelente calidad que se produce en nuestra provincia", dicen en una nota de prensa.

 

La Alianza UPA-COAG advierte de la cada vez mayor presencia de lobos en toda la comunidad autónoma que coincide con un incremento considerable de ataques en la provincia salmantina. Por este motivo exigimos un esfuerzo a la Consejería de Medio Ambiente que  actúe ante la expansión incontrolada de esta especie, y el gran número de ejemplares que han ocupado amplias zonas de Salamanca