UPA-COAG denuncia que el 'Cartel' de las lácteas condenado por la CNMC ha hecho desaparecer 2.670 explotaciones

Vaca

Sostiene que el 'Cártel' de estas empresas ha obligado a cerrar el 63 % de las explotaciones de Castilla y León en los últimos 10 años.

La Alianza UPA-COAG ha advertido de que la sentencia de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia conocida días atrás, que impone una multa de 88,2 millones de euros a empresas lácteas por prácticas ilegales y pactar precios, ratifica la denuncia continuada de los ganaderos desde hace años sobre los "apaños" que venían ejecutando las multadas con el único objetivo de enriquecerse a costa del sector productor.


En su opinión, los 125 folios de la sentencia no dejan lugar a las dudas sobre el "reparto del mercado lácteo" que se hacían las industrias lácteas, atentando contra las reglas de la competencia a costa siempre de los productores, "a los que arruinaban económicamente, lo que ha supuesto la desaparición de 2.670 explotaciones ganaderas en Castilla y León en los diez últimos años".

Concretamente, UPA-COAG sostiene que las empresas multadas ham obligado a cerrar el 63 % de las explotaciones en Castilla y León desde el 2004 al 2014, periodo al que hace referencia la sentencia y sobre el que se han cometido las prácticas ilícitas, tras recordar que de 4.271 de hace diez años se ha pasado a las 1.601 actuales.

320 MILLONES ILÍCITOS

Añaden que las ganancias ilícitas por parte de los encausados sólo en Castilla y León han supuesto 320 millones de euros, que correspondían a los ganaderos y que, sin embargo, se apropiaron la mayor parte de las empresas lácteas asentadas en España, por lo que ahora piden que se reembolsen directamente a los productores.

Ambas organizaciones precisan que este ataque se produce contra un sector estratégico como es el lácteo, con 18.00 explotaciones a nivel nacional y con 1.000 millones de euros en negocio que genera 22.000 empleos. "Además, conviene recordar que el 1 de abril se produce el fin de las cuotas lácteas con la enorme incertidumbre y preocupación que genera en el sector ganadero", añaden.

En este sentido, la alianza confía en que la multa se convierta en ejemplarizante para que prácticas de este tipo no se vuelvan a repetir, y sobre todo espera que llegue a materializarse y no se reduzca tras las reclamaciones judiciales que ya han anunciado algunas empresas, puesto que la sanción sólo representa un 10 % de lo que la propia CNMC estima que habrían ganado ilícitamente con sus prácticas y que ascendería a 815 millones de euros.

Recuerda finalmente que es totalmente rechazable por parte de las administraciones ponerse de lado de las "pobres empresas" y no de los miles de ganaderos afectados, "que como ha quedado demostrado muchos de ellos ya no están en el sector por los ruinosos precios que las industrias denunciadas pactaban por la leche".