Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

UPA-COAG acusa a Supermercados DIA de fraude al vender patata francesa como producto nacional

Imagen de las mallas de patata con el etiquetado que denuncia DIA.

Tras la denuncia de UPA-COAG por el presunto fraude cometido por `Supermercados Día´, al menos en su establecimiento del Paseo Zorrilla de Valladolid, por comercializar patata francesa bajo reclamo nacional, la empresa se ha justificado públicamente apuntando que se trata de `un posible error de etiquetado en una malla´.

 

 

UPA-COAG desea aclarar que dispone de pruebas suficientes que demuestran que se trata de un presunto fraude en toda regla, puesto que en el expositor estaban todas las bolsas de patatas perfectamente etiquetadas con el origen francés de las mismas, justo debajo del cartelón anunciando patata española, y no una malla como apunta `Supermercados Día´.

 

De hecho, consultados varios consumidores que se encontraban en el  momento de detectar el fraude en el lineal de las patatas, todos coincidían en identificarlas como de origen español, ante la evidencia del panel informativo que se encontraba encima de las mismas, mostrando su asombro posteriormente cuando a instancias nuestras comprobaron su procedencia real. 

 

La organización lamenta que esta cadena de supermercados no solo haya cometido un presunto fraude al consumidor, sino que además mienta a la opinión pública justificando lo injustificable después de conocer la denuncia.

 

UPA-COAG confía en que Inspección de Consumo de la Junta de Castilla y León haya actuado y no haya mirado a otro lado ante esta denuncia pública, puesto que resulta  prioritario que los consumidores estén amparados por la Administración y por la Ley que les protege. Además trasladará a AICA (Agencia de Investigación y Control Alimentario), dependiente del Ministerio de Agricultura, la petición de que intervenga con contundencia por los hechos denunciados. 

 

En este sentido, añade la organización, los consumidores tienen el derecho a saber lo que compran y a contar con el  total convencimiento y seguridad de que se cumple la legalidad vigente, que no son víctimas de publicidades engañosas, y que consumen lo que dicen vender las empresas en cada momento.