Unos menores provocaron los destrozos en la dársena del Canal de Castilla y el barco 'Antonio de Ulloa'

Barco Antonio Ullóa, que recorre el Canal de Castilla.

La Guardia Civil identifica a los autores de los daños en las instalaciones, para unos desperfectos que han sido evaluados en unos 12.000 euros. 

La Guardia Civil ha identificado a los menores que a finales de agosto y principios de septiembre protagonizaron actos vandálicos en el paseo del Canal de Castilla y el barco turístico 'Antonio de Ulloa', propiedad de la Diputación provincial que tiene allí su embarcadero, en la localidad de Medina de Rioseco (Valladolid).

 

Los hechos se produjeron en la madrugada del 28 al 29 de agosto y del 1 al 2 de septiembre pasados, cuando los autores de los mismos destrozaron tres farolas existentes en el paseo del Canal y, además, soltaron las amarras de proa del 'Antonio de Ulloa' y causaron importantes desperfectos en las baterías del barco al tirar con fuerza de un cable eléctrico allí instalado para recargarlas.

 

Aunque inicialmente los desperfectos fueron evaluados en unos 6.000 euros y llevaron al director del Centro de Recepción de Viajeros del Canal de Castilla, José Miguel Román, a interponer la denuncia correspondiente ante el Cuartel de la Guardia Civil de Rioseco, las instalaciones, tal y como ha explicado este último a Europa Press, fueron nuevamente 'visitadas' tres o cuatro días después y sufrieron de nuevo daños que han elevado el total de los daños hasta los 12.000 euros.

 

GRABADOS POR LAS CÁMARAS

 

Sin embargo, la existencia de grabaciones efectuadas por unas cámaras de seguridad han permitido a la Guardia Civil la plena identificación de los presuntos responsables, en concreto media docena, alguno de ellos de 10 años, contra quienes en próximos días se efectuaran las correspondientes imputaciones por delito de daños.

 

El Ayuntamiento de Medina de Rioseco denunció igualmente a primeros de septiembre ante la Guardia Civil los daños que autores desconocidos habían producido en cristales de la fábrica de harinas San Antonio, situada en el entorno del paseo del Canal, de propiedad municipal y declarada Bien de Interés Cultural (BIC).