Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Unicaja toma las riendas de Caja Duero-España con el nombramiento del nuevo consejo

La entidad malagueña anuncia hoy de manera oficial los nombres de, al menos, cinco nuevos consejeros de su cuerda con los que controlará el consejo. La junta general de accionistas servirá para dar los primeros pasos en la nueva trayectoria de Ceiss.

Banco Ceiss, la marca bancaria bajo la que opera Caja Duero-España, afronta desde hoy mismo su nueva etapa bajo el control de Unicaja. Así quedará marcado en la junta general de accionistas que se celebra esta mañana, en la que se dará a conocer la composición del nuevo consejo de administración con el que la entidad malagueña empieza a ejercer el control de la antigua caja castellano y leonesa.

 

La junta general de accionistas, prevista para las 11.30 horas, abre un nuevo tiempo para Caja Duero-España, y eso se va a notar en varias cuestiones. La primera, la elección de un nuevo consejo de administración en el que Unicaja hará valer su 90% del accionariado. En principio, seguirán integrándolo los cuatro consejeros que han pilotado Ceiss hasta la fusión,  Evaristo del Canto, presidente ejecutivo y consejero delegado; Alejandro Menéndez; Miguel Ángel Álvarez, antiguo representante de UGT y responsable del Monte de Piedad; y José Ignacio Sánchez Macías, Director del Departamento de Economía Aplicada de la Universidad de Salamanca. A ellos se sumó hace justo un mes Manuel Azuaga, consejero delegado de Unicaja y que ocupó el lugar de Pablo Pérez Robla. Azuaga ya ejerce y desde mediados de este mes es el consejero de referencia para Unicaja, una situación que se verá reforzada hoy con el diseño de un nuevo consejo.

 

El desembarco del hombre fuerte de Braulio Medel, presidente de Unicaja, se debe completar hoy con el nombramiento de, en principio, otros cinco consejeros con lo que el órgano pasaría a estar formado por diez personas, con mayoría 6/4 de los vinculados a la entidad malagueña. Por este motivo, fuentes consultadas por este medio aseguran que la remodelación podría ir más allá y que, Del Canto al margen, no todos los consejeros supervivientes de la última etapa de Ceiss tienen su puesto asegurado.

 

Esta sería la manera en que la proporción de poder podría desequilibrarse todavía más dado que la caja andaluza controla el 90% del accionariado que configura Ceiss tras su integración en Unicaja, y ya que el reparto de poder pactado en su día rondaba el 70/30; además, tiene margen para nombrar un consejo de hasta quince personas, aunque parece que de momento no lo hará.

 

La junta general de accionistas debe servir también para marcar las nuevas líneas de actuación de Ceiss, determinadas por las condiciones en las que la entidad ha recibido ayudas públicas y europeas. El acuerdo incluye que Caja Duero-España circunscriba su actuación a su territorio natural, Castilla y León y Extremadura, que se centre en el crédito minorista y a pymes y que abandone el sector inmobiliario, fundamentalmente. Estas condiciones acotan en gran medida la actividad de Ceiss, que también tendrá que reducir su volumen.

 

Fuentes de la Junta consultadas por este medio aseguran que el ejecutivo autonómico sigue con gran interés el proceso, ya que Caja Duero-España/Ceiss va a seguir siendo la principal entidad crediticia en el territorio de la Comunidad. En muchas ocasiones miembros del Gobierno de Herrera han mostrado su deseo de que la operación llegara a buen puerto y que, una vez Unicaja tomara el control de la entidad, pudiera retomar la colaboración con la Junta en intereses y proyectos comunes.