Unicaja se lanza a por el quinto en el Palau

El equipo de Joan Plaza lleva la serie a Barcelona tras ganar sus dos partidos en casaen un partido que dominó de principio a fin.

 

FICHA EL PARTIDO

 

UNICAJA MÁLAGA: Granger (11), Stefansson (9), Kuzminskas (5), Thomas (7) y Golubovic (4) --cinco inicial--; Markovic (5), Suárez (8), Toolson (9), Vázquez (9), Green (3), Gabriel (4) y Vasileiadis (3).

  

FC BARCELONA: Satoransky (12), Navarro (7), Hezonja (5), Doellman (2) y Tomic (12) --cinco inicial--; Lampe (-), Huertas (14), Oleson (3), Pleiss (3), Abrines (-), Thomas (6) y Nachbar (2).

  

PARCIALES: 20-14, 21-10, 14-16 y 22-26.

  

ÁRBITROS: Pérez Pizarro, Pérez Pérez y Cortés. Sin eliminados.

  

PABELLÓN: Martín Carpena.

El Unicaja de Málaga fulminó (77-66) este 12 de junio al FC Barcelona para devolver el 'play-off' de semifinales al Palau Blaugrana, donde el domingo (17:00 horas) jugarán el quinto y decisivo encuentro a pesar del 2-0 con el que salieron de la Ciudad Condal, después de un recital en el Martín Carpena (41-24, al descanso) con el que empataron la serie (2-2).

  

Los de Joan Plaza volvieron a sortear la eliminación y lo hicieron como el equipo que mandó en la Liga Endesa durante gran parte de la temporada. Férreo en defensa, dueño del rebote (46 a 28) y rápido y eficaz en ataque, los locales llegaron a mandar de 20 puntos al principio de la segunda parte. A pesar del intento de reacción visitante en el último cuarto --donde se pusieron a siete--, el Barcelona hincó la rodilla por segunda vez consecutiva.

  

Tras la derrota el miércoles en la prórroga (89-84), la primera en siete semanas desde que el Olympiacos le eliminó de Europa, el Barça no sólo no reaccionó sino que sufrió un duro correctivo de Unicaja. La marea verde desafió al defensor del título, errático y superado por su rival en todas las facetas. Ahora, los de Pascual tendrán que apelar al Palau y al orgullo herido para evitar una remontada inédita en las 'semis' de la ACB.

  

De nuevo saltaron con todo los locales. Un parcial de 9-0 para empezar de manera holgada, como hicieran en el tercer partido aunque en este caso la respuesta visitante no llegó. Granger tomó las riendas y Unicaja fue fiel a su estilo, dominando el rebote (11-4), 'mordiendo' en defensa y acertando de cara al aro rival. La falta de acierto condenó a un Barça que no despertaba a pesar de la buena salida de Huertas desde el banquillo.

  

El brasileño transmitió la intensidad que necesitaban los suyos, pero no fue suficiente. Las rotaciones de Pascual no desatascaron a un cuadro culé con problemas a ambos lados de la cancha (20-14). La zozobra visitante se acentuó en el segundo cuarto, siendo decisiva, con un Unicaja crecido y dispuesto a devolver la serie a Barcelona. La intensidad defensiva de los de verde cerró la zona local.

  

El Barça se estrelló impotente ante los de Plaza, que dejaron al cuadro culé en 24 puntos en la primera mitad. El inicio del segundo cuarto (27-15) con Fran Vázquez desatado amasó una renta que no hizo sino incrementar para los de Málaga. Horribles Thomas, Navarro y Doellman, el Barça no encontró la tecla para cambiar la inercia de una primera mitad de exhibición cajista dedicada a un Martín Carpena eufórico.

 

TÍMIDA REACCIÓN VISITANTE, SENTENCIA UNICAJA

  

La aparición final de Kuzminskas trajo la máxima por momentos para los locales (41-22), finalmente 17 arriba antes del descanso. La reacción culé tras la derrota hace dos días brillaba por su ausencia, con pésimos porcentajes de tiro y una sonrojante diferencia en el rebote (23-13) que ponía a los de Plaza en el camino correcto para forzar el quinto partido. De ahí no se salieron, a pesar de la tímida mejora visitante tras el paso por los vestuarios.

  

El acierto culé siguió brillando por su ausencia y las opciones de acercarse seriamente en el marcador volaron en el tercer cuarto. Tomic aportó más pero en general quemaba el balón en las filas azulgrana. En el otro lado, el Unicaja no dejó de pelear y competir, devolviendo la moneda a cada acercamiento visitante y haciendo más que difícil la empresa de los de Pascual (55-40). Aun así, la no rendición culé estuvo incluso cerca de encontrar petróleo.

  

El arranque del último cuarto, con Huertas y Navarro anotando, puso a los de Pascual a siete puntos (59-52). El Barça parecía haber hecho lo más difícil, pero el efecto Martín Carpena no había dicho su última palabra. Unicaja reaccionó de inmediato y el cuadro culé volvió a su papel inferior en este cuarto partido. Los de Málaga consumaron la gesta y devolvieron la 'semi' a Barcelona