Unicaja, capaz de doblegar al pentacampeón

Europa Press

Los de Plaza jugarán la final ante el Barcelona. 

 

FICHA TÉCNICA

 

UNICAJA: Markovic (5), Smith (12), Dani Díez (10), Thomas (15) y Vázquez (4) --quinteto inicial-- Hendrix (9), Kuzminskas (13), Suárez (4), Gabriel (4), Jackson (4), Nedovic (12) y Alberto Díaz (2).

 

REAL MADRID: Llull (8), Carroll (16), Maciulis (4), Ayón (4) y Reyes (18) --quinteto inicial-- Sergio Rodríguez (16), Nocioni (-), Thompkins (2), Doncic (9) y Hernangómez (2).

 

PARCIALES: 17-17, 29-20, 26-15 y 22-27.

 

ÁRBITROS: Pizarro, Pérez Pérez y Calatrava. Sin eliminados.

 

PABELLÓN: Martín Carpena. 10.156 espectadores.

El Unicaja de Málaga jugará la final de la Supercopa Endesa nueve años después tras imponerse con mucha autoridad (94-79) al pentamcampeón Real Madrid, que poco pudo hacer ante la efectividad de los andaluces en la segunda semifinal del torneo, que cambiará de dueño en esta edición.

 

Se le rompió al Madrid el éxito de tanto usarlo. Como diría la canción, los de Pablo Laso pusieron fin a su idílico momento con una derrota que entraba en los planes del técnico merengue. Sin Rudy, con molestias en la espalda, y sin Jeffrey Taylor, una de las nuevas incoporaciones, los blancos no estuvieron a la altura en el Carpena.

 

Unicaja, por su parte, dio la vuelta a la lógica y el Coyote pudo atrapar al Correcaminos. Así lo anunciaba su técnico, Joan Plaza, en las declaraciones previas al choque. "Estaría bien, ¿no?", cuestionó el entrenador de los malacitanos, que enderezó su comienzo --apenas cinco minutos-- para meterse de lleno en el partido.

 

La muñeca de Nemanja Nedovic y la de Mindaugas Kuzminskas --flamante plata europea-- pronto hizo ver al Real Madrid que su ciclo victorioso podía estar en peligro. Señales que se confirmaron tras un parcial de 12-2 que dio la primera ventaja a los locales (13-12, min.7), aunque el marcador no dejaba de ser un acordeón que iba y venía, sobre todo si el 'Chacho' Rodríguez estaba en pista.

 

Sin embargo, a partir del segundo cuarto llegó el ametrallamiento de Unicaja, que estuvo cerca del 50% de acierto desde la línea de 6,75. Entre Nedovic y Kuzminskas el Madrid desapareció del Carpena en lo que ya no era una simple pájara de los merengues (38-28, min.15), sino un repaso de los cajistas, que no tuvieron miedo ante el 'topoderoso' campeón de todo.

 

Reyes, en este 'impasse', anotó un triple, prueba de la locura que se había convertido el encuentro al descanso (46-37). Los de Laso no circulaban con fluidez y fueron muy blandos al rebote, condiciones que dieron alas a su rival, volcado con ese 'infierno verde' que siempre da lugar en el Martín Carpena.

 

Luka Doncic intentó arreglar el desaguisado en dos acciones personales y Jaycee Carroll demostró que es el único que ha hecho una pretemporada en condiciones. El americano fue uno de los máximos anotadores del envite y arrimó el hombro con varios triples que maquillaron el electrónico, pero ya era tarde. Smith y Thomas se habían sumado a la fiesta de Unicaja (72-52).

 

De esta forma, Unicaja ganó finalmente por 94-79 y jugará una final 9 años después tras su derrota en 2006 ante el Tau Cerámica, en una edición que también se disputó en Málaga. En esta ocasión, ante el FC Barcelona, querrán conseguir la primera de su historia. Los culés buscarán su sexto entorchado.