Unas 60.000 personas padecen enfermedades neurodegenerativas en Castilla y León

Así lo pone de manifiesto la consejera Alicia García durante su presencia en el simposio sobre alzheimer en el Centro de Referencia Estatal de Salamanca.

Unas 60.000 personas padecen actualmente alzheimer y otras enfermedades neurodegenerativas en Castilla y León, según los datos aportados por la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Alicia García.

 

La representante autonómica ha participado en la inauguración del IV Simposio Internacional ‘Avances en la investigación sociosanitaria en la enfermedad de Alzheimer’, que ha presidido la Reina Sofía en Salamanca.

 

Durante su intervención, Alicia García ha felicitado por esta iniciativa a la Fundación de la Universidad de Salamanca, al Centro de Referencia Estatal de Atención a Personas con Enfermedad de Alzheimer y otras Demencias y a la Fundación Reina Sofía, organizadores del encuentro en el Centro de Referencia Estatal del Alzheimer en Salamanca.

 

La consejera ha apuntado que La Junta destinó el año pasado a la atención a las personas con enfermedad de Alzheimer más de 133 millones de euros. Esta política, parte de “un apoyo constante y una intensa colaboración”  con el movimiento asociativo que, con casi 11.000 socios, es “un pilar esencial” en la atención de calidad y aporta cerca de 600 profesionales “altamente cualificados”.

 

Este apoyo supuso en 2015 la aportación por parte de la Junta de Castilla y León de tres millones de euros para contribuir a financiar las 800 plazas de estancias diurnas en los 22 centros de día que el movimiento asociativo mantiene para la atención a las personas con Alzheimer, ha explicado.

 

Una de las áreas de actuación más destacadas es la referida a la prevención, en la que “la Junta está apostando por el envejecimiento activo como vía para prevenir la dependencia y para desarrollar las capacidades, expectativas vitales y la participación de las personas mayores”.

 

En este sentido, será fundamental la futura ‘Estrategia de prevención de la dependencia y promoción del envejecimiento activo’ que la Junta aprobará antes de que finalice este año, ha explicado.

 

‘ EN MI CASA’

 

 

El trabajo por la calidad en la atención se traduce también en la implantación de un nuevo modelo de atención en los centros, denominado ‘En mi casa’, un modelo avalado por estudios científicos internacionales y que la Junta está extendiendo a centros residenciales y centros de día.

 

Es un modelo sustentado en la atención centrada en la persona que persigue “respetar al máximo” sus derechos, promover su vida independiente y fomentar su capacidad de autodeterminación y decisión en cada momento de su vida.

 

Además, la Comunidad sigue trabajando en los centros multiservicios que ofrecen servicios no solo a los residentes sino también a aquellas personas que viven en el entorno.

 

Esto permite, por ejemplo, a los enfermos de Alzheimer optar por seguir viviendo en sus domicilios o en los de sus familiares al mismo tiempo que acuden a un centro cercano a recibir fisioterapia o estimulación cognitiva.

 

Actualmente, Castilla y León dispone de 285 centros multiservicios y 720 servicios registrados distribuidos por las nueve provincias de la Comunidad, ha destacado la consejera en Salamanca.

 

De igual manera, es fundamental la atención sociosanitaria a través de las unidades de convalecencia sociosanitaria que prestan cuidados sanitarios de larga duración y durante la convalecencia, en plazas residenciales de personas mayores del sistema de servicios sociales de responsabilidad pública.

 

GRADO 1

 

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades ha destacado que Castilla y León busca la calidad en la atención al integrar la atención a la dependencia y Alzheimer en los servicios sociales, con un modelo que “garantiza a cada persona una respuesta específica a sus necesidades”.

 

La incorporación de los dependientes de Grado I ha llegado ya en mayo al 90 por ciento de las personas dependientes Grado I, un dato que sitúa a la Comunidad como “líder en España”.

 

Y la previsión es llegar en julio a atender a la totalidad de los dependientes de Grado I, lo que será de “gran relevancia” para las personas con alzheimer, dada la importancia de actuar en los primeros estadios de la enfermedad.

 

Por último, Alicia García ha recordado que una de las actuaciones más recientes ha sido la puesta en marcha de la ‘Plataforma tecnológica de atención sociosanitaria al paciente crónico y personas en situación de dependencia’, con un conjunto de soluciones que suponen la potenciación de las capacidades de los recursos existentes para atender de forma “conjunta” las necesidades sanitarias y sociales de las personas que lo requieran, con la integración de procesos asistenciales y sociales en una única plataforma