Unas 300 familias vulnerables dispondrán desde febrero de una tarjeta prepago para alimentos en un proyecto piloto

García y Bilbao firman el acuerdo para el proyecto piloto

Unas 300 familias de una o varias provincias de Castilla y León dispondrán desde el próximo mes de febrero de una tarjeta prepago para la adquisición de alimentos frescos en un proyecto piloto impulsado por la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades.

Según ha precisado la consejera, Alicia García, esta experiencia piloto, cuyo pilotaje tendrá lugar hasta el año 2017, iniciará su andadura en febrero una vez que el Fondo de Solidaridad, al que La Caixa ha aportado ya 90.000 euros, determine la entidad o entidades que desarrollarán el proyecto y la provincia o provincias en las que se llevará a cabo para, una vez analizados los resultados, implantarlo en el resto de la Comunidad.

La idea es que estas 300 familias, que serán seleccionadas entre la Gerencia de Servicios Sociales y la entidad y corporación local que desarrolle el pilotaje, reciban una tarjeta prepago con un crédito mensual que se asignará en función del número de miembros de la familia para la compra de productos frescos en cualquier establecimiento que tenga habilitado el pago con tarjeta.

Además, la supervisión de los gastos correrá a cargo del trabajador social responsable de cada caso concreto.

García se ha mostrado convencida de que este proyecto piloto tendrá buenos resultados y ha apostado por explorar las posibilidades del sistema de tarjetas prepago para complementar el servicio de distribución de alimentos --los productos perecederos se repartirán de forma habitual--, mejorar la respuesta a los más necesitados y ofrecer mayores posibilidades de elección a los beneficiarios que podrán adquirir los productos alimenticios que prefieran y elegir así el menú de sus familias.

A esto ha añadido la posibilidad de utilizar las tarjetas prepago como soporte de las ayudas de atención de necesidades básicas de subsistencia en situaciones de urgencia social. García ha defendido además que este sistema aportaría ventajas respecto a las entidades gestoras ya que reduciría los costes de gestión y las cargas administrativas de los tradicionales cheques o bonos.

Según los datos aportados por la consejera, el servicio de reparto de alimentos atendió en 2014 a 21.782 beneficiarios del reparto ordinario y 1.813 a través del reparto urgente de alimentos.

Por otro lado y con las ayudas de urgencia social, se atendió en 2014 a 8.272 personas a las que se proporcionaron ayudas para gasto de alimentación.

Por su parte, el director territorial en Castilla y León y Asturias de La Caixa, José Manuel Bilbao, ha destacado la oportunidad de una iniciativa "pionera" y "necesaria" que supone además una innovación técnica, factible y viable. En este sentido, ha explicado que la entidad activará la tarjeta prepago para su uso en determinadas ramas de comercio lo que impedirá su utilización en una tienda de ropa, por ejemplo.