Una vista por desobediencia con todavía más 'desobedientes' en la sala

La sala de vistas número 6 de los Juzgados de Valladolid, con De la Riva declarando. NACHO GALLEGO/EFE

La jueza amenazó hasta en dos ocasiones con desalojar la sala del Juzgado donde se estaba celebrando la vista del alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, por un comportamiento inadecuado del público.

Francisco Javier León de la Riva, alcalde de Valladolid, con la mirada puesta a partes iguales en el micrófono que tenía delante y en la fiscal que no paraba de interrogarle. Una pregunta. Otra. Y una más. Y de fondo, un extraño timbre que suena una, dos, tres y hasta cuatro veces. El primer edil, lejos de desconcentrarse, sigue respondiendo. Pero la jueza no era capaz.

 

“Por favor, no para de escucharse un sonido de un timbre de manera constante”. Y es que desde luego era molesto. “O se detiene el sonido del timbre o hago desalojar la sala de todo el público ahora mismo”, soltó con fuerte voz la jueza, en una muestra de que si tenía que ponerse firme, lo haría con quien fuera necesario. Pero a los treinta segundos...

 

‘Crin, crin’. “Ya está bien, desalojen a ese hombre”. “Lo siento, señoría, le prometo que lo estaba apagando”, saltó una voz en el público, mostrando su teléfono móvil. Tras unos segundos de silencio que llevaron a la comprensión, la vista pudo seguir su curso habitual.

 

No sería el único contratiempo que tuvo lugar en una habitación en la que el alcalde contaba en todo momento con parte de su equipo de Gobierno apoyándole, véase Mercedes Cantalapiedra, Borja García, Jesús Enríquez, Alfredo Blanco o el hasta ahora subdelegado del Gobierno y ahora número 11 de la lista del PP que se presentará a las elecciones municipales.

 

“Por favor, al público les digo. No se pueden estar haciendo constantemente gestos de aprobación o desaprobación cada vez que se dice algo. No me obliguen a desalojar la sala”. Esta vez sí que no hubo necesidad de segundo aviso. Y es que la tensión se podía cortar con un cuchillo en la sala de vistas número 6 de los Juzgados de Valladolid.

 

MEDIOS DE COMUNICACIÓN

 

Por supuesto, las expectativas mediáticas para el juicio eran de lo más altas, de manera que más de cincuenta periodistas de veinte medios nacionales y locales acudieron a la cita. Mientras que en la sala número 6 se celebraba la vista, todos ellos montaron campamento en la habitación contigua, la sala 5. Si bien el juicio se pudo seguir de manera apacible y sosegada, la televisión que permitía ver lo que ocurría al lado perdió la conexión en varias ocasiones durante unos segundos, con el consiguiente enfado de los periodistas.

Noticias relacionadas