Una sentencia obliga al cierre de la discoteca 'Mambo' de Valladolid

Anula las licencias otorgadas por el Ayuntamiento que perseguían adaptar la sala a la normativa medioambiental, en sus instalaciones ubicadas en la calle San Felipe Neri 1 y 3.

Una sentencia del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 4 de Valladolid obliga al cierre de la discoteca 'Mambo', situada en los números 1 y 3 de la calle San Felipe Neri de la capital vallisoletana, al constatar que las obras acometidas en la sala para restituirla a la legalidad, en cumplimiento así de un fallo anterior de 2011 del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, no se ajustan a la normativa medioambiental.

  

La resolución judicial, contra la que cabe recurso de apelación, estima así el recurso interpuesto por la Comunidad de Propietarios de la calle San Felipe Neri número 3 y, por tanto, anula tanto la licencia de obras otorgada el 8 de marzo por el Ayuntamiento de Valladolid como la de primera ocupación de fecha 15 de marzo a la mercantil Morvov S.L, titular actual de la licencia de actividad, según pudo saber Europa Press en fuentes jurídicas.

  

La razón esgrimida por la sentencia es que las obras acometidas en la 'disco' no cumplen con lo dispuesto en el artículo 25 del Reglamento Municipal para la Protección del Medio Ambiente Atmosférico.

 

DEBER DE VELAR POR EL CUMPLIMIENTO DEL CIERRE

  

De esta forma, la anulación de las licencias municipales, tras constatar el juzgado que las obras ejecutadas en materia de ventilación y climatización no cumplen la normativa aplicable, "hace que la regularización física de las instalaciones ordenada por Decreto de la Concejalía de Urbanismo el día 23 de diciembre de 2011 no se haya producido, por lo que se mantiene la clausura acordada en el mismo, debiendo el Ayuntamiento demandado adoptar todas las medidas necesarias para hacerla efectiva".

 

El intento de regularización de 'Mambo' fue impulsado después de que en noviembre de 2011 la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, con sede en Valladolid, ordenara su clausura, confirmando así las sentencias anteriores dictadas por los Juzgados de lo Contecioso-Administrativo nº 1 y 2.

  

Dichas sentencias estimaron los recursos interpuestos por tres comunidades de vecinos y anularon tanto el acuerdo de la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Valladolid, de fecha 11 de abril de 2008, por el que se otorgó la licencia ambiental clasificada como molesta por ruidos y olores para legalización de la citada discoteca, como el posterior Decreto de la Alcaldía, de fecha 29 de julio de 2008, por el que se concedió la licencia de apertura.

  

La sentencia advertía de que la sala de baile había sufrido una modificación sustancial de la actividad clasificada que en su día se autorizó, lo que hacía necesaria la obtención de una nueva licencia ambiental que amparase dicha modificación, "pues no parece discutible que por más que se trate de un mismo uso de discoteca no es igual que el aforo sea uno u otro y en concreto que el existente en el momento a considerar duplique el autorizado".

  

Así, continuaba la Sala, "parece claro que pasar en una discoteca de un aforo de poco más de 300 personas--el autorizado por la licencia de obras obtenida en marzo de 1992--a uno de casi 700 puede tener repercusiones perjudiciales o importantes en la seguridad, la salud de las personas o el medio ambiente", de ahí que el tribunal insistiera en que era necesario obtener una nueva licencia ambiental, algo que no se hizo y que constituye, según concluye, una vulneración de los artículos 27.1 y 30.2 de la Ley de Prevención Ambiental.

 

BATALLA LEGAL DESDE HACE AÑOS

  

La 'Mambo' y la comunidad de propietarios demandante mantienen una batalla legal desde hace años, ya que estos últimos buscan el cierre definitivo de sus instalaciones debido al exceso de ruido y otras molestias que genera la actividad de dicha discoteca.

  

La última victoria de los comuneros se produjo en octubre del pasado año, cuando una sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 12 ordenó a los dueños de la sala a desmontar los conductos de ventilación del local por ocupar, de forma ilegal, el patio de la comunidad de propietarios de los números 1 y 3 de la calle San Felipe Neri.

  

En su sentencia, el juzgado entendía que los conductos del sistema de ventilación fueron instalados sobre el patio de la comunidad sin su autorización y por ello ordenó a los titulares del negocio el desmontaje de los conductos metálicos y a restituir a su estado original, a su costa, la terraza del edificio, con imposición además de las costas judiciales.