Una roca marciana con forma de fémur causa revuelo en Internet

La NASA asegura que simplemente se trata de una roca con esa forma.

La NASA ha tenido que dar explicaciones sobre una imagen publicada, de las que toma diariamente Curiosity, y que ha causado revuelo en Internet. Han sido muchos los usuarios que han visto lo que parece ser un hueso en la fotografía --concretamente un fémur-- aunque la agencia espacial asegura que se trata de una roca con esa forma.

 

La afirmación errónea de que se había hallado un hueso en Marte apareció por primera vez en el blog 'OVNI' y fue rápidamente recogido por los medios de comunicación estadounidenses. Tanto es así, que la NASA tuvo que desmentir lo que se estaba publicando. "Esta roca puede tener la forma del hueso fémur, pero no se trata de restos fosilizados de un marciano misterioso", ha declarado en un comunicado.

 

"Los miembros del equipo de misiones científicas de la NASA coinciden en que esta forma es consecuencia de la erosión, ya sea como consecuencia del viento o del agua", continúa el texto.

 

El rover Curiosity ha encontrado evidencias de que Marte fue una vez un lugar habitable, en el pasado, pero no hay evidencia de que las criaturas fueran lo suficientemente grandes como para dejar un hueso en el planeta. "Si alguna vez existió vida en Marte, los científicos esperan que sean formas de vida simples, microbios", han explicado a 'Space.com'funcionarios de la NASA.

 

A su juicio, "Marte nunca ha tenido suficiente oxígeno en su atmósfera para apoyar organismos complejos". "Así, que no es probable que haya grandes fósiles en el planeta", han concluido.

 

LA 'PIEDRA MISTERIOSA' DE MARTE

 

No es la primera vez que las imágenes que se publican desde Marte crean polémica en la Tierra. El pasado mes de febrero, la NASA anunciaba la presencia de una 'roca misteriosa' en el planeta rojo. En este caso el origen era el rover Opportunity que fotografió un mismo lugar con 12 días de diferencia y, mientras en las primeras imágenes se veía el terreno vacío, en las últimas aparecía una roca.

 

Finalmente, la agencia espacial estadounidense estudio el posible origen de este suceso y determinó que era un trozo de piedra que se había desprendido tras el paso del robot por la zona.