Una Protectora de Animales pide al alcalde de Tordesillas que 'humanice' el Toro de la Vega

La Asociación Anpba ha remitido un escrito a José Antonio González Poncela y al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez.

Esta organización, que ha remitido una copia del escrito al secretario general de Partido Socialista, Pedro Sánchez, ha recordado al alcalde que "según diversos autores, el fundador del PSOE, Pablo Iglesias Posse, abominaba de la embrutecedora tauromaquia", según ha informado la asociación en un comunicado recogido por Europa Press.

 

Anpba ha fundamentado su petición en un documento histórico municipal que data de 1966, y que salió a la luz en el año 2000, cuando le fue remitido por la Delegación del Gobierno en Valladolid a petición de esta asociación.

 

Este documento expresa cómo la propia 'Comisión de Festejos' del Ayuntamiento de Tordesillas le decía al gobernador civil de Valladolid que "no se volvería a hostigar al Toro de la Vega", ni se le volvería a infligir "ninguna lesión, ni agresión de golpes o heridas".

 

En su misiva, Anbpa ha recordado que, ya en 2003, el Procurador del Común de Castilla y León describió este evento como "un espectáculo en el cual un toro es "seguido, acorralado y lanceado" por una multitud de personas que le acorralan en un "espacio limitado" y le hieren "una y otra vez con sus lanzas afiladas" hasta que el toro muere "en un trance desigual y sangriento".

 

CONTRADICE EL CATECISMO

 

Además, la asociación ha recordado a Poncela que, dado que el espectáculo se realiza en el marco de unas "fiestas religiosas" dedicadas a la Virgen de la Guía y la Virgen de la Peña, "que el cruel y sanguinario espectáculo contraviene el vigente catecismo de la Iglesia católica", el cual define a los animales como "criaturas de Dios" y considera "contrario a la dignidad humana" que los cristianos los hagan sufrir y sacrifiquen sus vidas "sin necesidad".

 

Por ello, ANPBA ha solicitado que se "respete y proteja" al toro y no se le inflijan "lesiones, golpes o heridas", para así respetar "el espíritu de la tradición pero sin que ningún animal sufra ya nunca más el atroz martirio y muerte por ello".