Una placa recuerda al antiguo Matadero Municipal de Valladolid en el Día Internacional de la Arquitectura

Una placa recuerda el edificio en el que se asentó el antiguo Matadero Municipal y que actualmente alberga diversas instalaciones culturales y deportivas, con motivo del Día Internacional de la Arquitectura.

Obra del ingeniero industrial Alberto Colomina y Botí, fue construido en los años 30 y a finales del siglo XX comenzó su transformación como Espacio Joven, Laboratorio de las Artes (LAVA), Teatro Concha Velasco, Centro de Personas Mayores y Piscina Cubierta.

 

La placa, que se ha ubicado en el exterior del Espacio Joven, ha sido descubierta por las concejales de Urbanismo y de Bienestar Social y Familia, Cristina Vidal Fernández y Rosa Isabel Hernández del Campo respectivamente; el presidente del Colegio de Arquitectos de Valladolid, Manuel Vecino Alonso, y el representante de la Fundación Docomomo, Daniel Villalobos Alonso.

 

En su intervención, Vidal ha valorado el "gran acierto" de elegir este edificio para "tan importante condecoración" y ha felicitado a la Fundación Docomomo por su iniciativa, después de lo cual la ha alentado a continuar con esta línea de acción y ha recordado que la placa "contribuirá a que la memoria sobre este rincón ciudadano se conserve intacta".

 

Fruto de un concurso municipal, este matadero de ganado incluía un gran pabellón interior organizado en forma de peine, frente a cuyos brazos se disponen los pabellones de ganado vacuno y porcino. Destaca el pabellón de acceso, al que se otorgó un tratamiento especial y una mayor voluntad expresiva en correspondencia con su carácter de fachada representativa.

 

La arquitectura es de líneas claras, austera y sin ornamento. Junto a la pureza volumétrica se incorporan elementos propios del primer racionalismo, como agrupaciones de huecos de ventanas recuadradas en blanco con entrepaños de ladrillo horizontales, o las curvas de algunas esquinas.