Una pelea entre vallisoletanos y vascos en una boda termina con dos condenados

Hotel Londres de San Sebastián donde se produjo la pelea

El Juzgado de lo Penal número 1 de San Sebastián ha condenado a seis meses a dos de los invitados a una boda celebrada en la capital guipuzcoana el 28 de octubre de 2012, que acabó en pelea, y en la que agrediron a dos ertzainas, al considerarles autores de un delito de atentado a la autoridad.

ERTZAINAS

 

En el juicio también han comparecido como testigos varios ertzainas, que han indicado que fuera del hotel hubo una pelea y tomaron testimonio a varios invitados de la boda. Un amigo del novio que ha apuntado que "el exceso de alcohol fue calentando el ambiente" desde el banquete. Por su parte, la sobrina de R.Z. ha confirmado que el DJ sólo habló con su tío.

 

También han testificado el encargado del hotel responsable del banquete y un vigilante de seguridad, que han indicado que no estaban en el salón de bodas cuando se inició la trifulca.

 

En declaraciones a los medios, el DJ ha puntualizado que el ambiente estaba "muy tenso" desde el inicio del banquete, y el propio cámara le dijo "yo grabo cinco minutos y me voy". Además, ha explicado que hubo un invitados a la boda, que trabaja en una emisora de radio, que estuvo haciendo imitaciones de políticos como Mariano Rajoy, que no sentaron muy bien a algunos de los invitados.

Otro de los acusados ha sido condenado a una multa por un delito de lesiones así como a indemnizar al agente agredido. Además, se han retirado los cargos contra el DJ contratado para la celebración, tras considerarse probado que no agredió a nadie.

 

Los hechos que se han juzgado este jueves ocurrieron hace cuatro años en San Sebastián, durante un banquete de boda con más de 100 invitados, que acabó con la intervención de la Ertzaintza después de que varios invitados, unos de Valladolid y otros vascos, acabaran a golpes por razones políticas.

 

El juicio de conformidad se ha desarrollado este jueves en la sala 4 del juzgado donostiarra, tras alcanzarse un acuerdo sobre las penas mínimas y una indemnización a uno de los ertzainas agredidos.

 

El Ministerio Fiscal pedía, inicialmente, hasta dos años de cárcel por dos delitos de atentado contra la autoridad para dos de los acusados, R.Z y su hijo A.Z, invitados por parte de la novia, y un año y seis meses de cárcel por un delito de lesiones para otro invitado de la novia y el DJ.

 

El abogado del DJ G.E., Víctor Pérez ha explicado a los medios antes del juicio que los hechos juzgados fueron "tremendamente confusos", al producirse una "riña tumultuaria" durante el baile tras el banquete nupcial celebrado en el Hotel Londres de la capital guipuzcoana, a lo que ha añadido que los ertzainas agredidos, que acudieron tras el aviso de la pelea recibido desde el establecimiento hotelero, iban de paisano, por lo que nadie supo que eran agentes de la autoridad.

 

Por su parte, el DJ de la boda ha declarado que antes de la celebración, el novio, con familiares y amigos procedentes de Valladolid, le prohibió poner música en euskera durante el baile. Según ha indicado, él le respondió que eso sería "malo" porque en Euskadi "seguro que le pedían música en euskara".

 

El día de la boda, la novia, "quince minutos antes de terminar" la velada festiva la novia le pidió "una canción lenta en euskera para que bailara su familia", natural de Hernani (Gipuzkoa).

 

A continuación, puso el tema musical en lengua vasca 'Kalambreak' del grupo vasco Gozategi, y el novio se dirigió a él cogiéndole del brazo y exigiéndole que quitara "esa música etarra y mortuoria". Le advirtió de que, si no lo hacía, no le abonaría sus servicios.

 

Entonces el DJ decidió cambiar la canción por 'Amante bandido' de Miguel Bosé, y varios invitados se acercaron a él increpándole y pidiéndole explicaciones al respecto.

 

En concreto uno de los acusados, R.Z., le pidió explicaciones y, mientras hablaban, el DJ recibió un empujón y un golpe, tras lo cual se agachó para coger sus gafas que se le habían caído y sin las que no podía ver, según ha explicado. Después llamó al encargado del hotel responsable del banquete y comenzó a recoger su equipo porque la boda "había acabado" para él. Según ha explicado desconoce quien le agredió.

 

A su vez R.Z. ha declarado, como testigo, que él también fue agredido pero fuera del hotel, donde ya no estaba el DJ, y desconoce la identidad del agresor. Lo mismo ha relatado A.Z., mientras que G.F., tercer acusado por un delito de lesiones, ha explicado, también en calidad de estigo, que él únicamente vio lo que ocurrió fuera del establecimiento hotelero.

 

Al considerarse probado que el DJ no agredió a nadie y permanecía dentro del hotel cuando se produjeron los altercados en la salida del local, la Fiscalía ha retirado los cargos contra él.