Una pasión blanquivioleta por volver a andar que llega hasta Estados Unidos

Antonio Aragoneses en su silla de ruedas, con la camiseta del Real Valladolid en el Santiago Bernabéu. TRIBUNA

Antonio Aragoneses, que sufrió un accidente celebrando el ascenso del Real Valladolid en 2007 que le dejó paralítico, necesita 75.000 euros para subvencionar su rehabilitación en el Proyect Walk Orlando.

Página web:

 

www.ayudameaandar.info

 

Cuenta bancaria:

 

BANCO SANTANDER

 

0030 - 5033 - 11 - 0001190271

Su ilusión y su día a día se canalizan en el Cacereño y el Pucela, pero sus prioridades actuales pasan por un lugar bastante lejano a las tierras de los dos equipos mencionados. Él es Antonio Aragoneses, bastante conocido en Valladolid y en las redes sociales para todos aquellos que comparten un pedacito de su pasión por el fútbol y cualquiera de sus equipos favoritos.

 

Un desafortunado accidente en la vallisoletana fuente de la Plaza Zorrilla el 22 de abril de 2007, durante la celebración de aquel meteórico ascenso con José Luis Mendilibar, le dejó paralítico con una lesión medular nivel C5/C6 incompleta ASIA B, pero él nunca ha perdido la pasión por la vida. “Siempre luchando”, reza su biografía en la red social Twitter. “No nos ocurre nada que no estemos preparados para soportar”, dice su estado de Whatsapp.

 

Más de siete años después del accidente, con meses y meses de rehabilitación para recuperar la movilidad de sus piernas, en los que ha tenido la fortuna de estar con su silla de ruedas en el césped de Zorrilla antes de un partido o ha entablado conversación con varios de sus ídolos como Víctor o Iñaki Bea, Antonio ha desarrollado una idea con el objetivo de cambiar su vida otra vez. Si hay una actitud que le caracteriza, esa es la de ‘peleón’... y la de curioso.

 

Resulta que uno de sus mayores hobbies es bucear por internet. Allí dio con Milica, una chica serbia en una situación parecida a la suya que había comenzado su recuperación en el Proyect Walk Orlando, en Florida. La bombilla se encendió sobre su cabeza.

 

El Proyect Walk se trata de un centro especializado que abrió sus puertas hace dieciocho años para tratar este tipo de enfermedades medulares. Allí trabajan con pacientes de todo el mundo con un método exclusivo, del que no dan muchos detalles para evitar ser plagiados.

 

“Lo tengo decidido”, comienza Antonio. “Sería una fisioterapia intensiva. Mucho ritmo, aunque primero me tendrán que hacer una evaluación cuando llegue, para ver cómo tengo el cuerpo”, continúa, dando por hecho que será perfectamente capaz de recaudar los 75.000 euros que necesita para la estancia y el tratamiento, de unas diez horas semanales de rehabilitación intensiva.

 

 

“Me enteré porque en internet siempre busco cosas para mejorar y hacer deporte. Con la discapacidad encontré a una chica que estaba mejorando mucho. Vi sus vídeos y leí comentarios suyos”, explica Antonio, con ilusión. “Le pregunté y resulta que era de Serbia pero estaba en Orlando. A partir de ahí empecé a hablar con ella, y después ya me puse en contacto directo con el centro”.

 

“Sería irse a la aventura, pero hay que probar porque siempre hay que intentar mejorar. Beneficio me hará seguro”. Este cacereño de nacimiento, adoptivo de Valladolid, quiere valerse por sí mismo. “Hoy día necesito ayuda para levantarme, asearme... para muchas cosas, y ellos no me pueden prometer que vuelva a andar, pero sí mejorar mi calidad de vida ganando en movilidad. Iré con la esperanza de recuperarme al máximo posible y todo el tiempo que haga falta”.

 

UN VIAJE A LA ILUSIÓN

 

Así las cosas, antes de poder coger el avión hasta Estados Unidos, toca ponerse el mono de trabajo para recaudar los nombrados 75.000 euros, una cifra nada desdeñable. “Hay que conseguirlos entre mi familia, lo que surja de internet y de todos los sitios que pueda. Un amigo, Javier Cantalapiedra, ya se ha ofrecido a hacerme la web, donde se recaudaría todo con crowfounding”.

 

Poco tardó Javi en ponerse manos a la obra con www.ayudameaandar.info, lugar donde se contará toda la actualidad de su periplo día tras día. Con el número de la cuenta ya creada, Antonio espera empezar cuanto antes para llamar a todos aquellos que decidan poner su granito de arena.

 

 

“Yo creo que es un proyecto alcanzable si tengo suerte y acaba teniendo difusión. La gente no tiene que dar grandes cantidades, muchos pocos hacen algo grande, como me gusta decir. Con ayudas pequeñas se puede conseguir y acercarse a la meta”. Las vías de promoción serán aquellas tan de moda en los tiempos que corren, además del propio blog, es decir, Twitter y Facebook. Por ahora el Real Valladolid ya ha puesto de su parte dando a conocer el mensaje en su cuenta del pajarito azul.

 

“Es una causa bastante buena, a ver si entre todos conseguimos sacarla adelante”, concluye Antonio. Por ganas e ilusión, las mismas que dedica al fútbol y a su Real Valladolid, no será.