Una muestra en el Palacio Real celebrará los diez años de la Asociación Belenista de Valladolid

Félix Carmelo García, en el belén instalado en la catedral. A.MINGUEZA

También han instalado un nacimiento en la catedral de Valladolid y programan una conferencia, varias exposiciones y una publicación. 

La Asociación Belenista de Valladolid celebrará su décimo aniversario con una gran exposición antológica en el Palacio Real, además de varios belenes instalados por toda la ciudad, como el de la catedral metropolitana que se inaugurará el próximo sábado 5 de diciembre.

 

Así lo ha confirmado el presidente de esta agrupación, Félix Carmelo García, que reúne a más de 80 socios. La exposición prevista en el Palacio Real se titulará La alegría de la Navidad y está compuesta por diversas piezas, dioramas y otros objetos relacionados con el arte belenista. Se inaugurará el próximo día 16 de diciembre, junto a un gran nacimiento que se instalará en la antigua Capitanía.

 

Pero no será está la única actividad de esta agrupación que surgió hace diez años de la escisión de la Asociación Belenista Castellana. Actualmente, sus componentes trabajan en el belén instalado en una de las capillas de la catedral. Un precioso montaje, basado en una gran gruta y un paisaje, con figuras del artesano José Luis Mayo Nebrija, que ha llevado casi seis meses de trabajo, según confirma el presidente.

 

El belén se inaugurará el próximo sábado 5 de diciembre, tras una misa en la catedral en la que los niños podrán llevar sus propias figuras para su bendición. El día 11 de diciembre se presentará la publicación Aleluya, una revista editada por la Asociación Belenista de Valladolid, mientras que el 15 se inaugurará la exposición Belenes en el Mundo, con diferentes dioramas y piezas destacables. Por último, dentro de las actividades previstas por el décimo aniversario destaca la conferencia que se celebrará en la Casa Revilla el 16 de diciembre.

 

Asimismo, Félix Carmelo García, explica que muchos de los socios de esta agrupación belenista montan sus propios belenes en casa o colaboran en otros montajes como en la iglesia de los Franciscos, en San Lorenzo o en el Colegio Jesús y María. Por último, dice que hay que seguir incentivando esta actividad que “no solo conjuga valores religiosos sino también artísticos, culturales, naturales e incluso turísticos”.