Una madre reclama la tutela de su hijo, ingresado en un psiquiátrico pese a tener una "enfermedad orgánica"

Pilar Castillejo, una madre de un joven de 29 años, reclama desde hace meses la tutela de su hijo, en manos de la Agencia Madrileña para la Tutela de Adultos (AMTA), con el fin de poder trasladarlo de centro dado que denuncia que está ingresado en un psiquiátrico pese a tener una "enfermedad orgánica".
MADRID, 11 (EUROPA PRESS)



A lo largo de los últimos meses, un "calvario" de abogados y jueces, no ha cejado en el intento de recuperar la tutela de su hijo, y lo último que ha hecho ha sido presentar ante el Juzgado de Instrucción de Valdemoro una querella contra el centro psiquiátrico en el que se encuentra, el San Juan de Dios, y la propia AMTA, a los que acusa de obstaculizar el camino para recuperar la tutela de su primogénito.

En el documento, la querellante centra como hecho principal que Juan Pablo, su hijo, actualmente incapacitado desde una sentencia de marzo de 2009 y bajo la tutela del AMTA, está ingresado en el centro psiquiátrico denunciado desde el año 2010 "a pesar de no sufrir trastorno psiquiátrico o mental alguno sino meramente orgánico".

Según su madre, en el centro está "completamente privado de libertad", en contacto "permanente" con "reclusos peligrosos con enfermedades mentales graves" y está sometido a un "régimen continuo de tratos vejatorios y degradantes", como sedación abusiva, inmovilizaciones físicas o agresiones verbales.

Además, añade, que "sin autorización judicial alguna", se encuentra el joven en "completo aislamiento, privación de libertad total y prohibición absoluta de toda visita y específicamente de su madre".

En este sentido, destaca que todos los informes médicos imparciales aportados han sido "unánimes" al prescribir el régimen abierto para Juan Pablo y específicamente el contacto "permanente y compañía" de su madre como "apoyo afectivo indispensable para el mismo", lo que actualmente tiene prohibido y bloqueado.

Así, la madre aporta junto con la querella varios informes, como uno de un doctor especialista en valoración corporal y perito judicial que dice que Juan Pablo precisa el apoyo de su madre; u otro de un neurólogo de la Clínica La Luz de Madrid, que "apoya sin fisuras la proximidad a la madre", reza el escrito.

También presenta otro informe de un especialista en psiquiatría que descalifica los tratamientos psiquiátricos por completo en este caso, recomienda la libertad del paciente y precisa que necesita un apoyo familiar normalizado.

Entre los informes destaca otro del Hospital Clínico San Carlos, donde se constata la mejoría del joven en régimen de libertad y con medicación por completo opuesta a la que se está administrando, al parecer, en el centro psiquiátrico.

En enero de 2013 el Juzgado de Primera instancia número 30 de Madrid denegó por resolución el traslado del centro y la demandante recuerda que los hechos son graves si se tiene en cuenta que la "propia AMTA ha pedido reiteradas veces el traslado del centro", algo que se llegó incluso a conceder el 15 de enero de 2013.

La madre asegura tener "abundantes testimonios escritos y grabados" en donde se acredita "fuera de toda duda razonable" la existencia de "vejaciones innecesarias,, insultos y en general, un trato inhumano y degradante" hacia el joven "que no guarda relación alguna con su patología" ni "pretende su mejoría" sino "sólo su sometimiento".

La querella la extiende, además de al centro al que acusa de todos estos tratos, a los directivos del AMTA porque "consienten pasivamente, incurriendo en cooperación necesaria con la situación actual y en delito de comisión de socorro" ya que, en su opinión, "no han hecho gestión alguna efectiva para remover la actual situación" de su tutelado.