Una fiesta multitudinaria en Valladolid termina con 67 jóvenes denunciados

Calle Simón Aranda esquina a calle Fray Luis de León, Valladolid

Sesenta y siete jóvenes denunciados en Valladolid a raíz de una fiesta a domicilio se enfrentan a una sanción económica de hasta 750 euros. Tras la celebración de una fiesta ilegal los jóvenes fueron identificados y denunciados

Agentes de la Policía Nacional y Muncipal de Valladolid denunciaron la madrugada del domingo a un total de sesenta y siete jóvenes que causaban graves molestias por la celebración de una fiesta en un domicilio de la calle Simón Aranda esquina a calle Fray Luis de León.

 

Los hechos se produjeron sobre las 23.50 horas cuando varias llamadas alertaron a la Sala Conjunta 091-092 de que en el citado domicilio se estaba celebrando una fiesta multitudinaria de jóvenes, desde las 19.00 horas del sábado, causando serias molestias por ruidos y música al resto de los vecinos y que además, en algún momento desde el balcón, vociferaban, vomitaban, lanzaban vasos y botellas a la vía pública.

 

Desplazados hasta el lugar agentes de ambos cuerpos pudieron comprobar cómo los hechos relatados por las denuncias de los vecinos eran ciertos. Tuvieron que encauzar el tránsito peatonal y cortar el tráfico rodado para evitar males mayores debido a los los objetos que estos jóvenes lanzaban desde el balcón, según informaron fuentes policiales.

 

INSULTOS Y AMENAZAS

 

En reiteradas ocasiones los denunciados hicieron caso omiso a los requerimientos de los agentes, ni bajaron la música, ni abrieron la puerta y continuaron con su vocerío desde el balcón, llegando incluso a insultar y amenazar a los policías.

 

Esta situación se prolongó durante más de hora y media, hasta que finalmente alguno de los jóvenes empezó a salir de la vivienda cuando creyó que se había retirado el dispositivo policial.

 

Uno a uno, hasta 67, fueron identificados, incluido el titular del contrato de arrendamiento del piso, y fueron propuestos para una sanción administrativa al artículo 13.2 de la Ordenanza de Protección de la Convivencia Ciudadana y Prevención de las Actuaciones Antisociales: "por emitir en vivienda ruidos que alteren la normal convivencia", infracción que puede llevar aparejada una sanción económica de hasta 750 euros.

 

Además, se puso en conocimiento de la autoridad judicial todo lo sucedido por si se considerase constitutivo de delito la resistencia y desobediencia graves, así como los insultos y amenazas hacia los policías intervinientes.