Una 'escalera' hacia el sentimiento de la Semana Santa riosecana

La Hermandad del Descendimiento de Medina de Rioseco celebra el 350 aniversario de su paso titular La Escalera, con una exposición que se puede visitar en la sala del Teatro de Zorrilla.

A pocos metros de la sala de exposiciones del Teatro Zorrilla se encontraba el taller de imaginería del escultor Francisco Díez de Tudanca, de cuyas gubias salió en 1663 el popular paso de La Escalera, para la cofradía del Descendimiento de Rioseco, que se talló a imagen y semejanza del que Gregorio Fernández ideó para la cofradía de la Vera Cruz en Valladolid.

 

350 años después, esta populosa hermandad de la Semana Santa de la Ciudad de los Almirantes celebra la efeméride de la primera salida de su monumental conjunto escultórico. Entre las muchas actividades celebradas durante todo el año destaca una exposición conmemorativa 'Escalera de sentimientos' que estuvo en octubre en Rioseco y que este mes ha viajado hasta Valladolid, concretamente a la sala de exposiciones del Teatro Zorrilla, muy cerca de aquel taller imaginero de donde salió hace tres siglos y medio este paso procesional.

 

La muestra, que se puede visitar hasta el próximo domingo, pretende mostrar la historia, el patrimonio pero especialmente la manera en la que viven los cofrades riosecanos su Semana santa y en especial esta hermandad. Los enseres y algunas piezas valiosas se entremezclan con objetos devocionales y otro conjunto de elementos inmateriales.

 

Entre las piezas más valiosas figura el libro de la penitencial de la Quinta Angustia fechado en el año 1886, algunos libros de actas y cuentas de la propia hermandad, el Cristo que preside la capilla de los Pasos Grandes, además de un cáliz regalado por Manuel Millán, en su viaje a las américas, a la gran cofradía riosecana.

 

Pero los visitantes podrán conocer la importancia histórica de las colaciones: el refresco a base de licores y pastas; las aceitunas y el escabeche, antes de salir la procesión o las alubias y el bacalao en la cena de hermandad del Viernes Santo. La espectacular salida del conjunto escultórico de la capilla de los Pasos Grandes es el momento culmen de toda una serie de vivencias experimentadas todo el año; algo que también relata la exposición, al igual que la relevancia que tiene para un riosecano su cofradía, desde la cuna a la tumba.

Noticias relacionadas