Una empresa realizará trabajos para descontaminar la antigua Uralita en los próximos días

Voladuras & Demoliciones iniciarán los trabajos de limpieza, encapsulado, envasado hermético y trasporte del resto de fibras de amianto que son cancerígenas de las antiguas naves de Uralita que han sido expoliadas desde su cierre en el año 2009.

En 2009 se cerraba la fábrica de Uralita en Valladolid, ubicada en la carretera Madrid, y fue entonces cuando comenzó un rosario de problemas que pueden tener sus días contados. La empresa madrileña Voladuras & Demoliciones llevará en los próximos días la limpieza y la descontaminación de los restos de las antiguas naves de la fábrica, muchos de ellos cancerígenos al tratarse de fibras de amianto con las que se fabricaban estas cubiertas tan populares décadas atrás y prohibidas en la actualidad.

 

Un responsable de la empresa explica cómo es el proceso que se seguirá en los próximos días. “Nuestro cometido es la limpieza de los posibles restos de fibra de amianto, con la que se construía el fibrocemento. Fumigamos la superficie de la parcela con un líquido encapsulante y posteriormente se envasan o paletizan herméticamente todos los restos, se etiquetan y se transportan convenientemente a un gestor autorizado de tratamiento de residuos peligrosos”, apuntan.

 

Asimismo, desde la empresa con sede en Madrid se aclara que Voladuras y Demoliciones permanece inscrita en el Registro de empresas con riesgo de amianto y realiza los trabajos de desamiantado bajo “las más estrictas normas de seguridad y protección”.

 

EXPOLIO DE LA  ANTIGUA URALITA

 

Tras su cierre, la fábrica fue literalmente expoliada. Los ladrones que, a la luz del día, sustrajeron ventanas y cualquier elemento susceptible de venta, desmontaron la estructura de las antiguas naves. Buscadores de chatarra y metal que hicieron de la factoría su auténtico agosto.

 

Desde entonces, grupos como Ecologistas en Acción o el PSOE de Valladolid, además de colectivos vecinales, pidieron una solución que, aunque tarde, finalmente ha llegado. El Ayuntamiento ordenó el vallado de la zona y su vigilancia y, posteriormente, dictaminó que el derribo de los restos y su descontaminación tendría que correr a cargo de la empresa titular.

 

En la cronología del desenlace de la que fue rentable factoría, la Fiscalía de Valladolid presentó una denuncia contra la propiedad de la antigua fábrica de Uralita, la empresa Reyal Urbus S.A. por un delito medioambiental.

 

La Fiscalía comenzó la investigación el pasado mes de julio, a través de una reclamación encabezada por la Asociación de Víctimas y Afectados del Amianto (Avidalid). Según fuentes de la Fiscalía consultadas por este periódico, la denuncia advierte que la contaminación de determinados materiales producidos al romperse techos y paredes produce la salida de partículas de amianto en una zona muy sensible, junto al colegio San Agustín, el barrio de Delicias o el Pinar de Jalón, además de otras actividades profesionales cercanas.

 

Uralita cesó su actividad en el año 2009. Perteneciente a la compañía Euronit, Fachadas y Cubiertas, tenía centrada su actividad en la fabricación de fibrocemento, para el cual se empleaban crocidolita (amianto azul) y crisolito (amianto blanco). La producción podría alcanzar las 50 toneladas diarias de amianto.

 

Desde su cierre, las instalaciones no se habrían limpiado ni descontaminado para eliminar residuos, según han denunciado en reiteradas ocasiones desde Asociación de Víctimas y Afectados del Amianto (Avidalid). En la actualidad, la titularidad de los terrenos con los restos de la fábrica muy deteriorados y foco del vandalismo, ya no pertenecen a Euronit.