Una docena de monumentos de la provincia aparecen en la Lista Roja de Hispania Nostra por su situación de abandono

hhh

La provincia de Valladolid cuenta con una docena de monumentos registrados en la Lista Roja de la Asociación Hispania Nostra que se encuentran en un estado de conservación crítico y que podrían perderse definitivamente. Así lo ha explicado, el vicepresidente de esta agrupación nacional, Carlos Moranes, que vela por los intereses del patrimonio cultural español.

 

Este listado, compuesto por unos cuatrocientos monumentos en toda España, se comenzó a registrar a finales del año 2008 con el objetivo de “llamar la atención y sacar a relucir el patrimonio abandonado y en ruinas que no tiene esperanza de rehabilitación”, dice el vicepresidente de Hispania Nostra, asociación compuesta por unos 400 socios particulares, instituciones y otras agrupaciones.

 

Se da la circunstancia que la Comunidad de Castilla y León tiene el dudoso privilegio de encabezar este listado con más de 140 registros (el 40% del total de España), lo que supone el triple de monumentos en peligro que otras comunidades como Andalucía o Castilla La Mancha, por ejemplo.

 

En Valladolid el listado de monumentos es el siguiente: Cartuja de Santa María de Aniago (Villanueva de Duero); castillo e iglesia románica de Santa María del Templo (Villalba de los Alcores); colegio de los Escoceses (Boecillo); convento de las Carmelitas Descalzas (San Pablo de la Moraleja); ermita de Nuestra Señora de Canteces (Vega de Valdetronco); fábrica de harinas ‘La Confianza’ (Tordehumos); iglesia de San Salvador (Peñaflor de Hornija); iglesia del Salvador (Mota del Marqués); monasterio de Nuestra Señora de la Armedilla (Cogeces del Monte); monasterio de Santa María de Palazuelo (Corcos-Cabezón de Pisuerga) y Necrópolis de las Ruedas de Pintia (Padilla de Duero).

 

Asimismo, el vicepresidente de Hispania Nostra confirma que dos monumentos vallisoletanos, anteriormente inscritos, han salido de este listado. Concretamente el castillo de Mota del Marqués y el de San Pedro de Latarce. “Cuando tenemos constancia de que un monumento de consolida, se limpia o se pone en valor lo sacamos de nuestro listado”, dice Moranes, quien reitera que España “está llena de monasterios, castillos, palacios, iglesias y ermitas abandonados completamente”.

 

El vicepresidente de Hispania Nostra, además, explica que la mayoría de las restauraciones realizadas desde la administración pública se hacen con fines electoralistas. “De ahí nuestra Lista Roja, que es una enfermería del patrimonio, pero que de no actuarse se podría convertir en un cementerio”. Moranes dice además que se está atravesando un momento muy “duro” de continuos expolios que afectan especialmente al patrimonio arqueológico.

 

Por último, desde Hispania Nostra se anima  a cualquier ciudadano a que ponga en conocimiento de la asociación monumentos que pudieran incluirse en esta Lista Roja. “Una vez que nos avisan, nosotros estudiamos el caso y lo comprobamos antes de incluirlo en el registro. En la actualidad tenemos un listado de espera”. Y es que como aclara el vicepresidente “son todos los que están, pero no están todos los son”