Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Una de cada cinco farmacias tiene problemas financieros por los impagos y la caída de sus márgenes

Farmacia

Las farmacias españolas presentan una situación financiera "delicada" como consecuencia de las diferentes leyes o reales decretos puestos en marcha en los últimos años por el Gobierno para reducir el gasto farmacéutico público.

Así se desprende de los resultados del estudio 'Impacto económico de la farmacia 2013' presentado este miércoles por el Grupo Cofares y Antares Consulting, que muestran como hasta un 15 por ciento de estos establecimientos tiene "dificultades serias" y no encuentra fácil acceso a financiación, y hasta un 5 por ciento tiene "alto riesgo de liquidación o de venderse de forma inadecuada".


Actualmente las comunidades donde las farmacias están sufriendo más estos retrasos en el pago son Cataluña, Baleares, Canarias y la Comunidad Valenciana, donde están tardando unos 40 días de media en cobrar las facturas por la venta de medicamentos financiados.

Esto acaba generando una carga "difícil de soportar" para muchas de ellas, por el hecho de que "no cumpla quien tiene que cumplir", ha reconocido Antonio Anguera, de Antares Consulting, durante la presentación del estudio.

También ha criticado estos retrasos en el pago el vicepresidente del Grupo Cofares, Juan Ignacio Güenechea, que ve "impresentable" esta situación y urge a las autoridades a buscar a una solución porque "una farmacia ahogada no puede atender en plenitud las necesidades de la sociedad".

Además, a estos impagos se une el descenso del mercado de medicamentos como consecuencia de las diferentes medidas puestas en marcha por el Ejecutivo para reducir esta partida, que de 2010 a 2013 ha sufrido una reducción del 25 por ciento, cifrada en más de 3.000 millones de euros, lo que ha hecho que esta partida se sitúe actualmente en niveles de 2003.

El problema es que, con respecto a hace 10 años, el numero de recetas es un 21,6 por ciento superior, lo que hace que "hayan bajado los ingresos pero no la carga de trabajo", ha defendido Güenechea.

CON EL COPAGO LOS CIUDADANOS PAGAN 363 MILLONES POR SUS MEDICINAS

Entre las principales medidas para reducir el gasto está el nuevo sistema de copago, que se puso en vigor en julio de 2012 y ha propiciado que los pacientes pasen a aportar ahora un 13,6 por ciento de la factura farmacéutica, mientras que con el anterior modelo lo hacía con un 5,7 por ciento, generando a las arcas públicas un ahorro de 363,7 millones de euros. "Se ha producido un cambio del pagador, en vez de pagarlo el SNS, lo paga el paciente", ha aseverado Anguera.

Esto ha propiciado que el gasto público en medicamentos por habitante haya bajado en casi 100 euros en apenas unos años, un 27,6 por ciento, pasando de 272 euros en 2009 a 197 euros en 2007.

Además, la desfinanciación de numerosos medicamentos para síntomas menores ha supuesto una reducción de la facturación de 198 millones de euros en 2013, mientras que con el sistema de precios de referencia la factura ha caído unos 309,1 millones de euros. A todo ello se unen las aportaciones por deducciones de precios de las oficinas de farmacia, que durante 2013 ha sido de unos 188 millones de euros.

EL MARGEN NETO CAE UN 25% EN DOS AÑOS

Esto repercute en sus ingresos y también en los márgenes de beneficio, como muestra el hecho de que estos establecimientos hayan reducido su margen neto en un 25 por ciento en los últimos 2 años.

Ante estos datos, tanto el vicepresidente de Cofares como el representante de Antares han criticado que todas las medidas puestas en marcha incidan en las farmacias cuando "sólo" representan el 18 por ciento del gasto sanitario total.

"Resulta contradictorio y frustrante", reconoce Anguera, sobre todo cuando la partida del gasto hospitalario tiene mucho más peso, hasta un 58 por ciento del gasto sanitario total, y sin embargo en los últimos años "prácticamente se ha mantenido estable".

Por ello, este experto considera que las oficinas de farmacia han "tocado fondo" y confían en que las nuevas medidas que tome el ejecutivo para contener el gasto, como los nuevos precios de referencia que podrían aprobarse en el segundo semestre de este año, no les afecten directamente.

"Ha llegado el momento que el sector deje de realizar más aportaciones, ya que afecta a su propia viabilidad", ha insistido.