Una 'Corona de San Pedro' gigante para 'degustar' al patrón de Valladolid

La concejal Mercedes Cantalapidera y el alcalde, León de la Riva, durante el reparto del dulce.

El dulce, creado específicamente para la festividad local, ha sido repartido en la Plaza Mayor de Valladolid con 3.000 raciones elaboradas por la Asociación de Confiteros.

La Asociación Provincial de Empresarios de Confitería ha elaborado este año hasta un total de 3.000 raciones, en el marco de los actos con motivo de la festividad, el próximo miércoles, 13 de mayo, de San Pedro Regalado, patrón de la capital.

 

Del reparto se han hecho cargo miembros de la corporación municipal, encabezada por el alcalde, Javier León de la Riva, que, provistos de guantes de látex y del correspondiente mandil blanco con el logo de la asociación de confiteros, han ido entregando el pastel, uno a uno, a los miles de ciudadanos que bajo un intenso sol formaban ya antes de las 19.00 horas una serpenteante fila frente a las puertas de la Casa Consistorial.

 

Se trata de la segunda edición de esta iniciativa que en 2014 se tradujo en el reparto de 2.500 raciones y que ha sido secundada por quince obradores pertenecientes al colectivo de confiteros de Valladolid, uno menos que el pasado año, cuyo objetivo es el de promocionar un pastel elaborado desde hace veinticinco años a partir de una masa hojaldrada rellena de pasta de almendra y cabello de ángel.

 

UNA MESA DE 65 METROS DE CIRCUNFERENCIA

 

El dulce ha sido dispuesto sobre una mesa en forma de circunferencia de unos 65 metros y ante ella se han apostado el alcalde y miembros de la corporación para cumplir un rito que el colectivo de confiteros, tal y como ha explicado a Europa Press su presidente, Javier del Caño, se propone mantener en años venideros, al igual de lo que ya viene haciendo con la 'Tarta de San Lorenzo' que reparte desde hace años durante la Feria y Fiestas del mismo nombre.

 

"En su día pensamos hacer un dulce nuevo, pero finalmente nos decidimos por la 'Corona de San Pedro', un pastel de mucha tradición en Valladolid que estaba poco promocionado y que de esta forma contribuimos a divulgar entre los ciudadanos", ha justificado del Caño, quien ha cifrado en unos 2.000 euros el gasto que ha supuesto la elaboración de esta exquisitez y que ha costeado íntegramente la asociación.