Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Una concentración en el centro de Valladolid condena la violencia de género y los últimos asesinatos

BORIS GARCÍA

Unas 200 personas se han concentrado este martes en Valladolid en contra de la violencia de género tras la muerte este lunes de una mujer y un hombre presuntamente a manos de su expareja y amigo en una vivienda de la calle Oración del barrio vallisoletano de La Rondilla.

La concentración se ha desarrollado a partir de las 20.00 horas convocada por la Coordinadora de Mujeres de Valladolid, que mostraba una pancarta en la que se podía leer "no a la violencia de género" y cuya portavoz, Marisol Morais, ha enviado un abrazo y muestras de cariño a los familiares de las dos personas fallecidas.

 

Además, ha explicado que la concentración supone un acto de "indignación", un "grito de basta ya" ante la violencia de género y ha cuestionado cuántas personas más tienen que morir par que las administraciones e instituciones "tomen cartas" porque hasta el momento han muerto 80 personas, más de las que dice el Gobierno, que sólo contabiliza mujeres, ha añadido Morais.

 

Asimismo, ha señalado que esta situación se suma a las 1.300 violaciones que se produjeron el pasado año, una cada ocho horas, lo que es "inaudito" a juicio de la portavoz de la Coordinadora, quien ha asegurado que en ningún país hay esta cantidad de muertos.

 

"Estamos realmente indignados", ha afirmado Marisol Morais, tras lo que ha criticado que no haya leyes "fuertes" que castiguen "bien" a los agresores y se les condene para que se "piensen dos veces" lo que van a hacer.

 

En este sentido, ha incidido en que la gente que está muriendo son personas que han denunciado y que han sufrido amenazas de muerte y mientras los políticos tienen guardaespaldas a estas mujeres que ya sufren amenazas no se las dan más medios, algo que ha criticado.

 

Morais considera que la orden de alejamiento "no ayuda", ya que una vez que la mujer denuncia y se la establece una orden muchas veces fallece asesinada cuando el Gobierno decide "recortar" ocho millones en políticas de igualdad y contra la violencia de género, algo que en Valladolid se traduce en dejar a tres asociaciones que trabajan con mujeres sin las subvenciones que recibían en años anteriores.

 

Así, ha añadido que si los que tienen que poner las medidas lo hicieran, "no habría tantos asesinatos" y por ello ha reclamado leyes "más duras", un tratamiento de la violencia de género como un problema "de Estado" y un aumento de presupuesto para que estos casos no se den, algo que cree que también tiene que llevarse hasta el sistema educativo en el que los jóvenes tienen los mismos "roles" que hace años, algo que ha insistido que hay que evitar para que siga esta "lacra".