Una banda introducía hachís en España entre... sardinas congeladas

Se ha detenido a 14 personas en el Puerto de Santa María y Marbella con 900 kilogramos de este estupefaciente.

La Policía Nacional ha desmantelado una organización de narcos que introducía hachís en España oculto en sardinas congeladas, un operativo que se ha saldado con la detención de 14 personas en Marbella (Málaga) y el Puerto de Santa María (Cádiz) y en la que se han intervenido 900 kilogramos de este estupefaciente.

  

Según ha informado el Ministerio del Interior y la Dirección General de la Policía en un comunicado, la organización desarticulada utilizaba como 'tapadera' una empresa dedicada a importar desde Marruecos productos del mar congelados. Los traficantes introducían la droga en cajas y la cubrían con filetes de pescado para posteriormente congelarlas.

  

Las investigaciones de los agentes de la Policía se iniciaron el pasado mes de enero tras recibir informaciones sobre una serie de personas que podían estar traficando con hachís. Las primeras pesquisas realizadas, permitieron a los investigadores averiguar que utilizaban una empresa de Chiclana de la Frontera (Cádiz), dedicada a la importación desde Marruecos de pescado congelado, para introducir el estupefaciente en España.

  

Durante los meses en los que ha transcurrido la operación, los agentes han controlado los cargamentos de pescado gestionados por la empresa investigada, hasta comprobar que en ellos únicamente se transportaba pescado congelado con la finalidad de dar la apariencia de un comercio lícito entre España y Marruecos.

  

De hecho, se detectó una remesa de sardinas procedentes de Marruecos, que fueron almacenadas por la mercantil importadora en una cámara frigorífica de la localidad de El Puerto de Santa María. Esta partida fue controlada por los agentes a la espera de nuevos movimientos por parte de los traficantes.

  

Finalmente, la Policía siguió una furgoneta frigorífica cargada con varios palés hasta una urbanización de Marbella y fue interceptada antes de que accediera a una vivienda de la zona. Tras examinar la carga, se comprobó que en el interior había una importante cantidad de cajas de sardinas congeladas que ocultaban en su interior pastillas de polen de hachís embasadas al vacío.

  

En total se hallaron 325 kilos de estupefaciente y se detuvo a cinco personas. Además, se intervinieron otros 570 kilogramos, el resto de la carga, en la nave de El Puerto de Santa María.

  

Asimismo, el grupo de Investigaciones y Localización de Activos, perteneciente a la Brigada Provincial de Policía Judicial de Málaga, realizó una investigación patrimonial sobre los investigados y que culminó con el embargo preventivo de diversos bienes muebles e inmuebles, así como de cuentas bancarias.

  

La operación ha sido desarrollada por agentes de los grupos de Estupefacientes y Crimen Organizado de la UDYCO Costa del Sol y del GRECO Cádiz de la UDYCO Central de la comisaría general de Policía Judicial.