Una app de rutas urbanas para personas con discapacidad gana el premio 'HackfoorGood'

El evento ha contado con la asistencia de más de 100 personas, entre ellos unos 50 hackers desarrollando proyectos.

Esta mañana se ha celebrado en Salamanca, en el Edificio I+D+i de la Universidad de Salamanca (USAL), la última fase local del el evento 'HackforGood 2016', un maratón de desarrollo de aplicaciones tecnológicas a nivel nacional, organizado por la Oficina de Proyectos de Innovación Digital (MediaLab) del Servicio de Producción e Innovación Digital de la USAL e impulsado por Telefónica.

 

El primer premio local, dotado con 1.000 euros, ha sido para WillGo, una aplicación que ofrece, que a partir de big data, la ruta óptima en las ciudades a personas con problemas de movilidad o determinadas discapacidades. La aplicación se completa con una pulsera, basada en patrones de vibración y que facilita su uso en personas invidentes. Este grupo estaba formado por 8 personas de diversos perfiles, tales como técnicos, informáticos, analistas de datos, y personas vinculadas al ámbito de la discapacidad.

 

Un grupo de 10 personas ha obtenido en 2º Premio Local (600 euros) con su Space4all, una plataforma de colaboración interactiva para poder visualizar y valorar los sitios públicos de la ciudad en la que se encuentra el usuario, mostrando a su vez la accesibilidad de cada uno de ellos. De este modo el usuario, puede saber cuáles son los lugares de la ciudad más adaptados y si lo desea, pueden saltarle alarmas informativas de lugares adaptados por donde pasa.

 

El 3º Premio local (400 euros) ha sido para SociAll, desarrollado por un equipo de 5 personas. Se trata de una red social inclusiva con tecnologías adaptadas para que las personas con discapacidad o las personas mayores puedan acceder con más facilidad a las redes sociales habituales como Facebook, Twitter, Linkedin, etc. La innovación tecnológica de este proyecto consiste en desarrollar un software que se adapte a las personas con problemas de visión, de movilidad o de manejo del lenguaje escrito y que desde ese software puedan consultar sus redes sociales desde cualquier dispositivo  (móvil, tableta, ordenador, etc.).

 

Además, este software sirve para que las asociaciones que atienden a las personas con discapacidad construyan sus propias redes sociales adaptadas en las que puedan moderar a sus usuarios, impartir cursos o publicar noticias e informaciones.

 

 

Los participantes de 'HackforGood' Salamanca, como en el resto de sedes participantes de este evento, aspiraban también al premio Asprodes local, dotado con un fin de semana en la Posada rural Miranda, a un premio al mejor reto local, al premio Think Big Telefónica y numerosas becas y premios de formación. El Premio Asprodes a la solución más comprometida con la discapacidad ha sido también para SociAll, por la creación de redes sociales inclusivas. Y el premio al mejor reto local (pulsera fitbit) ha correspondido a Tell me Cáncer.  Una aplicación para enseñar a los niños qué es el cáncer y facilitar su convivencia con la enfermedad cuando algún familiar adulto la padece. Este reto fue planteado por Alberto García Martín.

 

 

Desde el día 25 de febrero hasta hoy han pasado por este evento más de 100 personas inscritas, y han participado más de 50 hackers desarrollando proyectos, en 8 grupos. También ha habido un equipo multisede, ya que uno de los participantes de Salamanca formaba parte de un equipo con personas de Cáceres y ha trabajado en el proyecto desde Salamanca.

 

Una de las novedades de esta cuarta edición de 'HackforGodos' ha sido la promoción de equipos multisede y la colaboración entre distintos equipos. Para ello, se ha premiado de manera global las mejores soluciones desarrolladas por equipos formados por Hackers For Good que estuvieran en dos o más sedes diferentes. 

 

 

En HackforGood ha podido participar cualquier persona, en grupos ya formados o en otros que se han cerrado durante los días en que se desarrolló HackforGood. El primer día, el jueves 25 de febrero, se dedicó un espacio a networking, para que los participantes se conocieran, supieran sus intereses, especialidades o en qué retos sociales querrían trabajar. A partir de esa actividad los participantes se juntaron en grupos por afinidad temática, perfiles académicos y profesionales o necesidades para llevar a cabo los proyectos. 

 

Según explicó la USAL, este ha sido "un proyecto de captación de talentos en relación con distintas áreas, como la informática, el diseño, el trabajo social o el periodismo, entre otras”.