Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Un vienes mágico, un viernes de impresión con el Teatro y Artes de Calle de Valladolid

Las gradas de la Plaza Mayor volvieron a llenarse otro día más. JORGE IGLESIAS
Ver album

El tiempo ha vuelto a respetar este viernes por la mañana las actuaciones del TAC, que se han dado en la Plaza Mayor, calle Santiago, Fuente Dorada o Campo Grande.

El Festival de Teatro y Artes de Calle de Valladolid ya ha entrado de lleno a la ciudad, y de qué manera. Un cielo despejado, sin una sola nube y con un sol digno de un junio que ya está a la vuelta de la esquina, recibió con los brazos abiertos el segundo día de unas jornadas de calle que se esperan mágicas, llenas de risas e ilusión para todos aquellos que se acerquen a cualquiera de las actuaciones en los diversos escenarios de la ciudad. ¿El problema? Que este sábado y domingo el panorama meteorológico no se espera tan alegre.

 

Este viernes por la mañana se volvió a abrir fuego casi desde primera hora. Sin ir más lejos el epicentro del TAC, la Plaza Mayor, no paró ni un solo segundo durante toda la mañana con hasta tres actuaciones de lo más variadas. La Compagnie Mobil de Holanda hicieron las delicias de unas gradas que volvieron a llenarse con su espectáculo de clown, para después dejar paso a más ‘payasadas’ del inglés Artizani. Todo un personaje de la interpretación que arrancó en más de una ocasión las risas de los centenares de asistentes.

 

Tan solo dos ejemplos de una cita alegre y que transforma las calles de Valladolid en un teatro gigante. La calle Santiago, la Plaza de la Rinconada, el Campo Grande, la Acera de Recoletos, la Plaza de Santa Cruz... Más de 15 actuaciones a lo largo de la mañana de este viernes que completan una segunda jornada de calle espectacular.

 

Por supuesto, esta decimoséptima edición del TAC está cumpliendo con sus promesas. Ya se explicó desde el Ayuntamiento que la mayoría de acciones girarían en torno a lo inesperado, lo relativo al chiste y lo misterioso. Y así fue. El Atrio de Santiago recibió a los japoneses de Yukiko Nakamura, una espectacular representación de una novia cadáver que arrancó los aplausos del público. Y aún queda más. Mucho más. Si quiere comprobarlo, no tiene más que echarse a la calle.