Un tratamiento para la hepatitis C cura al 90 por ciento de los pacientes con cirrosis

Doce semanas de un tratamiento oral en investigación curó la infección por hepatitis C a más de un 90 por ciento de pacientes con cirrosis de hígado y fue bien tolerado por estos enfermos.

Así lo concluye un estudio internacional que incluyó a investigadores del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas, en San Antonio, Estados Unidos. Históricamente, las tasas de curación de la hepatitis C en pacientes con cirrosis han sido inferiores al 50 por ciento y el tratamiento no era seguro para muchos de estos individuos.

 

El virus de la hepatitis C es el principal desencadenante de la cirrosis, los trasplantes de hígado y el cáncer de hígado en Estados Unidos, señala el autor principal de este estudio, Fred Poordad, profesor de Medicina de la Facultad de Medicina de la Universidad de Texas. Anteriormente, el interferón era el único agente que mostraba eficacia frente a la hepatitis C pero, a menudo, los pacientes recaían y la terapia causaba múltiples efectos secundarios.

 

El nuevo régimen, que destalla en su edición de este sábado 'The New England Journal of Medicine', es sin interferón y consta de varios agentes: ABT-450/ritonavir, ombitasvir, dasabuvir y ribavirina. Después de 12 semanas tras la última dosis, no se detectó el virus de la hepatitis C en la sangre del 91,8 por ciento de los enfermos que tomaron esta píldora durante 12 semanas. Entre los pacientes tratados durante 24 semanas, el 95,9 por ciento estaba libre del virus 12 semanas después de finalizar el tratamiento.

 

"El interferón no se tolera bien ni es seguro en muchas personas con cirrosis. Muchos de los pacientes con cirrosis en este estudio no eran ni siquiera candidatos a ser tratados con interferón", afirma el principal investigador de este estudio. Uno de los pacientes fue el anestesiólogo retirado de San Antonio Sergio Buentello, diagnosticado de infección por hepatitis C hace 11 años y que estuvo en tratamiento con efectos secundarios y sin curar.

 

"Mi carga viral bajó, pero nunca a cero", explica este paciente. Cuando Eric Lawitz, del Instituto del Hígado de Texas le habló de la posibilidad del tratamiento con la nueva terapia, Buentello se mostró escéptico, pero la terapia funcionó en él. "Me siento muy afortunado de estar viviendo este momento porque estaba casi resignado a la idea de que nunca podría estar curado", afirma Buentello.

 

El estudio examinó los resultados en 380 pacientes en 78 sitios, incluidos hospitales y centros en España, Alemania, Inglaterra, Canadá y Estados Unidos y fue apoyado por la compañía biofarmacéutica AbbVie. "Los pacientes con enfermedad hepática avanzada pueden ahora ser curados de su hepatitis con un régimen muy bien tolerado y corto", concluye Poordad, quien espera que esta terapia de combinación de medicamentos esté en el mercado a finales de 2014 o principios de 2015.