Un trago a la Copa para tratar de olvidar la Liga

Rubi, antes de un entrenamiento con el Real Valladolid. BORIS GARCÍA

El Real Valladolid se enfrenta este martes a las 22.00 horas al Elche en Zorrilla con el objetivo de seguir adelante en Copa, consciente de sus irregularidades en el campeonato doméstico.

CONVOCATORIAS:

 

Real Valladolid: Rubi la dará la mañana de este martes.

 

Elche: Tyton, Pol, Damián, Enzo, Lombán, Cisma, Pelegrín, Albacar, José Ángel, Mosquera, Adrián González, Fajr, Rodrigues, Pasalic,  Víctor, Franco Fragapane, Coro, Cristian y Álvaro.

Suele decirse que hay hombres que, en caso de depresión, buscan la felicidad en el fondo de un vaso. Pues bien, el Real Valladolid tratará de encontrar este martes en la Copa, a partir de las 22.00 horas en Zorrilla, el consuelo perdido en las últimas jornadas en Liga, donde no ha parado de firmar un tropiezo tras otro desde hace ya cuatro jornadas. Enfrente estará un Elche que tampoco se encuentra en su mejor momento, y que si bien tampoco tiene grandes esperanzas puestas en la Copa sí cuenta con dar al menos una alegría a su afición.

 

Y es que los de Fran Escribá, al igual que los de Rubi, también se llevaron un serio bofetón este pasado fin de semana. El Elche se fue de Anoeta con un correctivo de 3-0 bajo el brazo, en la fue la tercera jornada consecutiva sin puntuar de tres. Pero lo peor no es eso, sino que los ilicitanos se sitúan en una posición muy delicada en la clasificación, merced de diez puntos en trece jornadas. Un balance pobre que deben mejorar para escapar del descenso en el que se encuentran.

 

Pero eso será otra historia. Antes está la Copa. Conscientes de que llegar muy lejos es un reto que no interesa en demasía, Escribá tampoco quiere dar por perdida la eliminatoria, ni mucho menos. "Cada partido es diferente, hay que sacar un buen resultado en Zorrilla para poder clasificarnos en casa", aseguró el entrenador ilicitano antes de incidir en que "no hará probaturas".

 

El problema es que las sensaciones del conjunto franjiverde no son las mejores, ni dentro ni fuera del campo. Más allá de los resultados, la afición observa cómo jornada tras jornada el Elche termina con un juego desacertado e impreciso, todavía más desastroso que en la anterior ocasión. Por eso la oportunidad de Valladolid se presenta como clave para dar la vuelta a la tortilla.

 

Ahí entran precisamente los de Rubi. La corriente que se vive en la Avenida del Mundial 82 tampoco es para tirar cohetes después de dos derrotas consecutivas ante Las Palmas y un teórico rival sencillo como era el Leganés. La reunión de la plantilla el pasado domingo en el vestuario, de casi una hora de duración, deja muy a las claras que los jugadores saben que pueden y deben mejorar.

 

La cosa, eso sí, no pinta tan fácil. Alfaro, Rueda y Roger volvieron a entrenar este lunes aparte del grupo y volverán a ser baja, mientras que Rubi probablemente opte por dar la alternativa a aquellos que menos minutos tienen a sus espaldas. Guille Andrés podría volver a disputar un buen trecho de partido, sin ir más lejos.

 

Sea como sea, el objetivo del Real Valladolid ante el Elche está más que claro. Se trata de intentar pasar de ronda, pero sobre todo de recuperar sensaciones ante una afición que empieza a oler a chamusquina y que espera como agua de mayo el regreso de un equipo que este martes debe dar una lección sobre el césped de Zorrilla.