Un traficante que vendía para sufragar su propio consumo será condenado a tres años de cárcel

La Audiencia de Valladolid dictará este lunes sentencia condenatoria de tres años de cárcel y multa de 3.700 euros para Jesús Manuel Q.A, quien en septiembre del pasado año fue detenido con droga en su domicilio de la calle Arco de Ladrillo.

Su drogadicción, considerada por el Ministerio Fiscal como atenuante analógica, es la que ha permitido a la defensa del procesado alcanzar un acuerdo para que la pena finalmente impuesta, una vez reconocidos los hechos por su patrocinado, quede reducida a tres años de cárcel, según informaron fuentes jurídicas.

 

La policía, como consecuencia de las informaciones recibidas, venía siguiendo la pista al acusado desde hacía meses y pudo presenciar hasta cuatro 'pases' de cocaína con clientes en el portal de su domicilio, sito en el número 26 de la calle Arco de Ladrillo, el día 10 de noviembre de 2011, en dos ocasiones el 4 de mayo de 2012 y el 13 de septiembre de ese mismo año, con la interceptación a posteriori en todos los casos de los compradores en posesión de envoltorios con un peso de entre 0,65 y 0,79 gramos.

 

Finalmente, y con la preceptiva autorización del Juzgado de Instrucción número 3 de Valladolid, la policía registró el piso del sospechoso, de 47 años y sin antecedentes, y se incautó de una roca de cocaína de más de 50 gramos, además de speed, útiles para la manipulación de la droga y unos 320 euros.

 

El acusado es consumidor habitual de cocaína y cannabis, tal y como pudo comprobarse tras el análisis practicado a uno de sus cabellos y que determinó ingesta repetida entre junio y julio de 2012 y en los tres o cuatro meses siguientes.

 

Jesús Manuel Q.A. sufre un trastorno por abuso de estas sustancias que le produce una alteración de la capacidad volitiva en las conductas encaminadas a evitar el síndrome de abstinencia, por lo que el principal objetivo de la venta de drogas es sufragar su propio consumo.