Un total de 48 desempleados se forman en el Jacinto Benavente en jardinería, pintura y albañilería

El alcalde de Valladolid, Javier León, ha visitado en el Centro de Formación estos tres programas que financia la Junta y el Ayuntamiento por valor de medio millón de euros, con la contratación de diez profesores.

Un total de 48 personas desempleadas ha comenzado un programa mixto de formación y empleo en el Centro Municipal Jacinto Benavente, en el que aprenden un oficio durante una duración de nueve meses. Los tres programas que se están impartiendo son de jardinería, pintura y rehabilitación de edificios municipales.

 

El alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva, acompañado de la concejal de Bienestar Social, Rosa Hernández, y el delegado de la Junta, Pablo Trillo, ha visitado este martes el Centro Municipal de Formación donde han podido comprobar in situ el funcionamiento de estos programas que son subvencionados en casi un 90 por ciento por la Junta de Castilla y León. La inversión total se acerca al medio millón de euros.

 

Según ha informado el regidor, en el programa de jardines participan un total de doce desempleados de menos de veinticinco años. Tras completar formación teórica, las prácticas se llevarán a cabo en diferentes espacios municipales como el parque Ribera de Castilla, Villa del Prado y los Jerónimos.

 

Por su parte, León de la Riva ha conversado con los doce alumnos del taller de pintura, que en ese momento estaban inmersos en las clases teóricas, donde se les forma para luego poner en práctica estos conocimientos en varias dependencias de escuelas infantiles, así como en el Centro de Personas mayores Delicia-Arca Real.

 

El alcalde ha destacado que para impartir estos programas se ha procedido a la contratación de diez profesores. Varios de ellos coordinan el programa de rehabilitación de edificios municipales, en el que participan 24 personas, divididos en trabajo de carpintería y mueble y operadores de fábricas y cubiertas. Durante su periodo de prácticas se intervendrán en determinadas actuaciones previstas en centros de personas mayores y escuelas infantiles.

 

Javier León de la Riva ha explicado durante su visita al centro Jacinto Benavente que “cuando se cierra un colegio no se derrumba”. “Este era un colegio público que con la caída de la demografía se devuelve al Ayuntamiento, y nosotros además de rehabilitar el propio edificio se le ha dedicado a actividades de formación en el empleo”, ha asegurado el regidor, que ha lanzado un dardo a la oposición asegurando que “es grave que nos acusen de que hemos cerrado talleres de empleo”.

 

En la actualidad, el Centro de Formación Jacinto Benavente también se desarrolla un curso de formación de carpintería y muebles que forma a quince personas desempleadas. El alcalde ha asegurado que el Ayuntamiento ya ha solicitado a la Junta de Castilla y León otros seis programas similares, que comenzarán en el mes de noviembre, en caso de aprobarse.

 

Viveros y jardines, Conservación de espacios naturales y Pintura irán destinados a menores de 25 años; y los tres restantes, Turismo, Atención socio sanitaria y Carpintería y mueble, se dedican a desempleados mayores de 25 años. León de la Riva ha dicho que más de un 60% de las personas que cursan estos programas logran adquirir un empleo.

 

DEVOLUCIÓN DE SUBVENCIONES 

 

Su comparecencia ante los medios de comunicación, en el propio Jacinto Benavente, ha servido para que el alcalde contestara a la oposición, después de que Izquierda Unida acusara al equipo de Gobierno de no saber gestionar las ayudas que vienen para el empleo. León de la Riva ha explicado que les ha tocado devolver 6.000 euros de un total de 1,2 millones de euros.

 

“Hemos tenido que devolver este dinero, correspondiente a un participante en el curso al que se le adjudicó la plaza y no tenía derecho a ella. Ha sido un problema de papeleo y no de gestión municipal”. Asimismo, el regidor ha dicho que tocará devolver “algún dinero más” correspondiente a esas personas que comienzan un curso de formación “y a los dos meses lo abandonan, porque encuentran trabajo”.