Un total de 160.000 contribuyentes de Castilla y León presentó ya la declaración de la renta

Miguel Santos, Pilar del Olmo y Miguel Ángel García Nieto.

La Junta mantiene 80 oficinas a disposición de los ciudadanos para asesorarles a la hora de tributar por este concepto

 


VALLADOLID, 3 (EUROPA PRESS)

Un total de 160.000 contribuyentes castellanoleoneses ha presentado ya la declaración de la renta mediante el sistema de confirmación del borrador y a través de medios telemáticos, tal y como ha subrayado hoy el delegado especial de la Agencia Tributaria en Castilla y León, Miguel Santos.

Éste, durante el acto de presentación por parte de la consejera de Hacienda, Pilar del Olmo, del servicio gratuito de ayuda a la elaboración de la declaración de la renta que vuelve a ofrecer la Junta a los ciudadanos y que se traducirá en la apertura de 80 oficinas en toda la Comunidad, ha aprovechado para subrayar la apuesta de la AEAT por el uso de las nuevas tecnologías, fundamentalmente internet y medios telemáticos, y en tal sentido se ha felicitado del incremento del 15 por ciento contabilizado hasta el momento en Castilla y León respecto de la presentación del IRPF mediante la confirmación del borrador.

Santos ha añadido además que en la presente campaña las previsiones apuntan que las "declaraciones a ingresar" se incrementarán en un 3,26 por ciento, mientras que las "declaraciones a devolver" experimentarán un descenso del 4,55 por ciento.

La campaña de la declaración de la renta volverá este año a contar con la colaboración de las tres administraciones, "sin que ello suponga duplicidad de medios", tal y como ha afirmado la consejera de Hacienda, Pilar del Olmo, ya que la Agencia Estatal de la Administración Tributaria prestará servicio de asesoramiento a los ciudadanos en las nueve capitales de provincia y la Junta, mediante un convenio suscrito con las entidades locales, hará lo propio "en una clara apuesta por el medio rural" con la apertura desde el 13 de mayo de 80 oficinas distribuidas por toda la Comunidad, con el único requisito de solicitar cita previa a partir de este lunes, día 6.

"Hace quince años, concretamente desde 1998, comenzamos a colaborar con la AEAT en la prestación de este servicio y empezamos ha hacerlo con las entidades locales desde 2004", ha recordado Del Olmo, quien, en declaraciones recogidas por Europa Press, ha incidido en que a través de este sistema de asesoramiento las declaraciones confeccionadas por técnicos de la Junta en la campaña anterior se elevaron a un total de 22.473.

En el desglose por provincias, 1.378 se formalizaron en Ávila, 5.325 en Burgos, 4.860 en León, 1.194 en Palencia, 1.359 en Salamanca, 1.763 en Segovia, 2.11 en Soria, 2.695 en Valladolid y 1.788 en Zamora.

REFUERZO CON 31 TÉCNICOS

En la presente campaña, las dependencias de la Consejería de Hacienda para la elaboración de la declaración estarán en Miranda de Ebro y Aranda de Duero (Burgos) y Ponferrada (León), a las que se suman las salas habilitadas en otros 77 municipios, y todo ello con el refuerzo a través de la contratación de 31 técnicos, seleccionados de entre las personas sin trabajo que componen la Bolsa de Empleo del Cuerpo de Gestión de la Junta.

Como es habitual, el servicio se lleva a cabo con el programa informático Padre, que permite el envío del documento final a la Agencia Tributaria por Internet. Antes de acudir es preciso concertar cita previa a través de la página web de la AEAT (www.aeat.es) o por teléfono. Para esto último se puede llamar tanto al 901 22 33 44 como al 901 12 12 24, que funcionarán entre el próximo lunes 6 de mayo y el 28 de junio en horario ininterrumpido de 9.00 a 20.00 horas.

Por su parte, los ciudadanos que deseen efectuar consultas sobre las ventajas tributarias que conlleva residir en Castilla y León tienen a su disposición el teléfono 012, que cuenta con un horario de asistencia de 8.00 a 22.00 horas de lunes a viernes, y de 10.00 a 15.00 horas los sábados.

BENEFICIOS FISCALES AUTONÓMICOS

En su comparecencia, Del Olmo ha destacado que la Junta no ha subido el tramo autonómico del IRPF en 2012, y tampoco lo ha hecho en 2013, en la convicción de que "si se suben impuestos hay menor renta disponible para las familias".

Pero es que además, durante la Campaña de Renta aplicará 18 deducciones -dos más que el año pasado- que elevarán la renta disponible de un buen número de castellanos y leoneses. Estos beneficios fiscales implican un notable esfuerzo para las arcas autonómicas en un momento de contracción económica como el actual, que se afronta dentro de la apuesta del Gobierno regional por la rebaja selectiva de impuestos.

Por primera vez, todas las ventajas tributarias de Castilla y León en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas están limitadas por renta, salvo las de vivienda -que ya cuentan con un tope al importe de la inversión- y la nueva deducción para el autoempleo de trabajadores autónomos que hayan cesado en su actividad por la crisis.

Con esto se pretende que las deducciones autonómicas favorezcan a los que más lo necesitan, que se ha estimado que son aquellos contribuyentes con una base imponible total inferior a 18.900 euros en tributación individual y 31.500 en tributación conjunta, unas vez aplicados los mínimos personal y familiar.

En cuanto al contenido de los beneficios fiscales de la Comunidad, en apoyo a las familias, la Junta tiene establecidas bonificaciones por nacimiento o adopción de hijos, por adopción internacional, por familia numerosa, por cuidado de hijos menores, por el permiso de paternidad y para mayores dependientes.

Junto a ello, el Gobierno autonómico favorece la emancipación de los jóvenes (mediante las deducciones por adquisición de la primera vivienda en núcleos rurales y por alquiler), la inversión en infraestructuras de ahorro energético en los hogares, la adaptación de los inmuebles al uso de discapacitados, las iniciativas emprendedoras (a través de la deducción por autoempleo de mujeres y menores de 36 años) y el cuidado del patrimonio (por medio de la deducción por cantidades donadas o invertidas para la rehabilitación del patrimonio histórico, cultural y natural).

Por otra parte, este año los contribuyentes pueden aplicarse tres bonificaciones en el tramo autonómico del IRPF relacionadas con la construcción. La primera es la nueva deducción del 7,5% por la compra de la primera vivienda nueva durante los cinco primeros años, siempre que su edificación se haya iniciado entre el 1 de septiembre de 2011 y el 31 de diciembre de 2012. El límite de la inversión deducible son 9.040 euros.

A ésta se suman otras dos que debían haber desaparecido el 31 de diciembre de 2011, pero que la Junta prorrogó a 2012 con el fin de prolongar sus efectos y aflorar economía sumergida. Son la deducción por hacer reformas en la vivienda habitual (que asciende al 15% de la inversión, con un máximo de 10.000 euros por contribuyente) y de la asociada a la Inspección Técnica de Edificios (con idénticos importes y para obras en inmuebles de más de 30 años de antigüedad, de modo que superen la revisión que es obligatorio realizar a partir de los 40 años).

Cabe destacar, al hilo de esto, que por segunda vez la Junta ha proporcionado a la Agencia Tributaria información para la confección de los borradores, y en concreto la relativa a familias numerosas, adopciones nacionales e internacionales, discapacidad e inversiones medioambientales y para la adaptación de viviendas.