Un testigo confirma la coartada del sicario del 'caso del ácido', en contra del posicionamiento de su móvil

Declara que en el momento de la agresión se encontraban viajando en el metro camino a San Fernando de Henares.

Un amigo de Bryan Stevan C., acusado de arrojar ácido en la cara a una mujer en junio de 2012, ha confirmado su principal coartada al manifestar que en los momentos de la agresión se encontraban en el metro camino de San Fernando de Henares (Madrid), a pesar de que el posicionamiento de su móvil le situó a escasos metros de donde se produjeron los hechos.


La Audiencia Provincial de Madrid ha celebrado este miércoles la tercera sesión del juicio contra Ozgur D., quien afronta una petición de 24 años de cárcel. Se le acusa de presuntamente contratar a un sicario colombiano para echar ácido a su mujer tras comunicarle ésta su intención de divorciarse. El presunto asesino a sueldo se enfrenta a una petición fiscal de 19 años de prisión.

En su declaración, Ozgur negó el pasado lunes los hechos que se le imputan, al igual que hizo el otro acusado. Frente a su versión, Mª Ángeles identificó a Bryan como la persona que le arrojó el líquido y afirmó que supo que detrás de lo sucedido estaba su expareja.

En la sesión de esta mañana, ha comparecido José Enrique, un amigo de Bryan con el que se encontraba precisamente en el momento de la agresión. Tras apuntar que no recordaba mucho de lo que hizo el día de los hechos, éste ha contado que Bryan le acompañó esa mañana a San Fernando para realizar unas gestiones relacionadas con su tía.

A preguntas sobre si ese día llevaba encima su móvil, éste ha dicho que no. Sin embargo, se le ha recordado que el posicionamiento telefónico de su móvil le situó cerca del metro de García Noblejas, a escasos metros de dónde se produjo la agresión a Mª Ángeles.

De igual modo, la novia de José Enrique ha señalado que "hay muchas cosas" que no recuerda de ese día, ya que han transcurrido dos años de los hechos. "Me dijo por la mañana que tenía que ir a pagar algo de la seguridad social de su tía. No era la primera vez que Bryan le acompañaba a hacer alguna gestión", ha relatado.