Un sistema para adaptar el cinturón de seguridad a embarazadas reduce a la mitad el riesgo fetal

La ingeniera Mónica Díez de Cidaut, en Boecillo, ha diseñado un chaleco que mantiene las dos bandas de seguridad al completo colocadas en posición óptima para proteger a la madre y al feto.

'Emobikids', una empresa spin-off de la Fundación para la Investigación y Desarrollo en Transporte y Energía (Cidaut), ha desarrollado un sistema de seguridad vial que permite adaptar el cinturón de seguridad a la anatomía de las mujeres embarazadas y que, según se ha comprobado en las pruebas de impacto, reduce en un 53 por ciento el riesgo de daño fetal.

  

El sistema, que fue ideado por Mónica Díez una ingeniera del centro de Cidaut en Boecillo (Valladolid) durante su primer embarazo, se comercializa desde 2012 en las tiendas especializadas en puericultura de Bayón, en El Corte Inglés y también, fuera de España, como la cadena alemana BabyWalz.

  

El dispositivo consiste en un chaleco que mantiene, mediante unas guías, las dos bandas del cinturón de seguridad al completo colocadas en la posición óptima para proteger tanto a la madre como al feto con la máxima eficacia en el momento del impacto.

  

El chaleco se ha sometido a test de seguridad que, como ha explicado la ingeniera, han demostrado una mejora "muy importante" en la seguridad del feto y de la mujer embarazada. Para la realización de estas pruebas de impacto, se ha utilizado un muñeco 'dummy' -de fisionomía humana- altamente instrumentalizado y que simula el cuerpo de una mujer gestante.

  

Los resultados han apuntado que se reduce en un 53 por ciento el riesgo de daño fetal, un 57 por ciento la fuerza lineal transmitida a las vértebras lumbares de la embarazada, un 37 por ciento la aceleración de la pelvis, un 18 por ciento la aceleración del tórax y un 27 por ciento la fuerza de giro o momento transmitida a las lumbares.

  

Por ello, han asegurado que se trata del "cinturón de seguridad para embarazadas más seguro del mundo" y han recomendado que el dispositivo se use desde el principio hasta el final del período de gestación.

  

El objetivo final del proyecto desarrollado por Cidaut es reducir la mortalidad fetal y las lesiones de las embarazadas en accidentes de tráfico, pues según datos recogidos por la ingeniera -de la Fundación Mutual de Conductores o por un médico de familia de la Sociedad Catalana de Medicina Familiar y Comunitaria- se calcula que en España los accidentes de tráfico pueden causar la interrupción de entre 200 y 700 embarazos cada año.

  

El chaleco 'Emobikids' se comercializa ya desde 2012 en Bayón, empresa vallisoletana especializada en puericultura, y en El Corte Inglés. En 2013 se han unido otras compañías de distribución como la cadena alemana BabyWalz.

 

"CARENCIAS DE SEGURIDAD" DURANTE EL EMBARAZO

  

La ingeniera que puso en marcha el proyecto en Cidaut ha relatado que la idea surgió cuando durante su primer embarazo observó que, al utilizar cojines para bajar la banda pélvica del cinturón de seguridad se producían "numerosas carencias de seguridad".

  

Además, ha apuntado que otras mujeres optan por malos usos de este dispositivo durante el embarazo, como colocar la banda diagonal por detrás de la espalda o por debajo del brazo, sentarse sobre la banda pélvica, utilizar una pinza para mantenerla holgada, o sujetar ambas tiras para mantenerlas amplias y que no aprieten el cuerpo.

  

Durante la fase de investigación previa al desarrollo del producto, en Cidaut se comprobó que los productos que existen en ámbito mundial para mejorar la seguridad pasiva de las embarazadas dentro del vehículo no habían sido sometidos a tests de impacto que demostraran la mejora de seguridad que podrían suponer. Además, consideran que ninguno de ellos actúa sobre la banda diagonal del dispositivo.