Un simulacro pone a prueba a efectivos de seguridad en un túnel de alta velocidad en Valladolid

El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) y Renfe han realizado esta noche un simulacro de incendio, en un tren con sesenta y nueve personas, en el túnel de alta velocidad situado en el Pinar de Antequera de la capital vallisoletana, en la línea Madrid-Segovia-Valladolid.

Un falso simulacro ha sido efectuado en sesenta y dos minutos en el túnel del Pinar de Antequera, con 989 metros de longitud, en un tren de modelo S-114, de alta velocidad, con pasajeros a bordo (entre ellos un pasajero en silla de ruedas, P.M.R), para comprobar la efectividad de las herramientas de seguridad del túnel y el tren y la coordinación de los efectivos de seguridad.

 

 

En la simulación han participado, como medios de ayuda externa,  efectivos de la Unidad de Protección Civil de la Delegación del Gobierno en Castilla y León, del Cuerpo Nacional de Policía (Brigada Móvil y Policía Científica), Agencia de Protección Civil de la Junta de Castilla y León, Emergencias 112 de Castilla y León, Bomberos y Protección Civil (SEISPC) y Policía Municipal del Ayuntamiento de Valladolid.

 

 

En el supuesto realizado se ha simulado la detención de un incendio con gran cantidad de humo en uno de los coches, concretamente en el coche de cola, del tren mencionado, que había salido minutos antes de la estación de Valladolid-Campo Grande y circulaba por la LAV Madrid-Segovia-Valladolid con destino Madrid-Chamartín.

 

 

El tren se ha detenido en el interior del túnel y el personal de a bordo del tren no ha podido sofocar el incendio con los medios disponibles. Renfe ha activado el Plan de Actuación, Evacuación y Rescate (PAER) del tren. Esto provoca que Adif también active su Plan de Autoprotección y Emergencias (PAE).

 

 

Como consecuencia del incendio se habrían producido cinco heridos, dos graves y tres leves, que serían atendidos inicialmente por los servicios sanitarios desplazados al lugar de la incidencia.

 

 

El ejercicio ha transcurrido de forma satisfactoria y todo el personal implicado, los protocolos de actuación y los mecanismos de emergencia han funcionado correctamente.

 

 

La última fase del simulacro consistirá en la reunión de un comité de arbitraje y la evaluación posterior del ejercicio, con el objetivo de extraer conclusiones que mejoren los planes de emergencias de Adif y de Renfe.