Un Real Valladolid que sigue en fase de prueba hinca la rodilla ante el Eibar (1-0)

REAL VALLADOLID

Un golazo de falta de Dani Nieto en el minuto 68 fue suficiente para que el conjunto vasco se llevara el Trofeo de la Galleta ante un Pucela ordenado, pero incapaz de imponerse a un Primera.

FICHA TÉCNICA:

 

S.D. Eibar: Irureta, Boveda, Albentosa, Capa, Errasti, Angel, Dani Nieto, Dani García, Manu, Raúl Navas y Abraham. También jugaron Lillo, Kijera, Arruabarrena, Javi Lara, Iriarte y Ortega.

 

Real Valladolid: Dani Hernández, Chica, Marc Valiente, Samuel, Mojica, Sastre, André Leão, Jeffren, Óscar, Omar y Roger. También jugaron Rueda, Bergdich, Chus Herrero, Óscar Díaz, Timor, Jorge y Peña.

 

Goles: 1-0, minuto 68, Dani Nieto. 

 

Incidencias: Partido disputado en el Alberto Fernández de Aguilar de Campoo ante unos 800 espectadores.

El Real Valladolid continúa dando pasos en una pretemporada de probaturas, aunque en esta ocasión fuera con otra derrota más ante un Primera como el Eibar. Un gol de Dani Nieto de falta en el minuto 68, prácticamente imparable para Dani Hernández, valió para que el conjunto armero se llevara el XX Trofeo de la Galleta en Aguilar de Campoo, si bien los blanquivioletas dieron buenas señales de vida.

 

De hecho, puede decirse que en la primera mitad, antes de que se llegara al descanso con el marcador inicial, fue mejor el equipo de Rubi. Jugadores como Jeffren o André Leao siguen creciendo a pasos agigantados en estos partidillos de pretemporada, de manera que en el caso del venezolano se multiplicó en ataque, sin acierto, y el portugués en el centro del campo repartiendo balones.

 

Fue ahí como poco a poco el Valladolid comenzó a aproximarse a la portería defendida por Irureta. El Eibar no entregaba ni mucho menos la cuchara, pero con el paso de los partidos se hace patente que el método de Rubi consiste en una presión asfixiante que apenas deja moverse al rival, trampa en la que fueron cayendo los armeros.

 

Pero no hubo acierto. Quizá de esto es de lo que esté pecando por el momento el Pucela. Bien hay que decir que mucha culpa la tuvieron un viejo conocido blanquivioleta como Raúl Navas y Albentosa, seguros en defensa, pero a los vallisoletanos aún les falta esa chispa que en otras ocasiones podría dar Óscar y que esta vez no se dio. A los constantes centros de Jeffren respondió Manu del Moral con un potente disparo que detuvo Dani Hernández, de manera que llegó al descanso.

 

Fue entonces cuando las aguas se templaron. El Eibar salió mucho más sosegado al césped y el Pucela perdió el ligero dominio con el que contaba, de manera que las ocasiones empezaron a repatirse en un partido que, en realida, tenía claros tintes de pretemporada. Roger probaba, Jeffren insistía, pero sería Dani Nieto el que se llevaría la palma.

 

Y es que es lo que suele ocurrir en estos partidos. Cuando todo parece atascado, aparece el balón parado. El del Eibar agarró el balón en una falta en la frontal de Sastre, suspiró, la pegó... y para adentro. Ni un ángel hubiera salvado aquel obús que tocó el poste antes de alojarse en las redes. Quedaban veinte minutos, pero los cambios y el clima distendido evitaron que hubiera más dianas.

 

El próximo reto para el Rubi Team tendrá lugar en Íscar este miércoles a partir de las 19.00 horas ante el Burgos, en el que será el sexto amistoso de la pretemporada. Pasito a pasito el Real Valladolid sigue puliendo sus defectos, pero el comienzo de Liga cada vez esta más cerca y los experimentos se acaban.