Un proyecto europeo permitirá al Mercado del Val usar tecnología punta y ahorrar un 75 por ciento de energía

BORIS GARCÍA

Valladolid y otros 23 socios participan en el proyecto CommONEnergy que dotará a este mercado tradicional de sistemas inteleigentes para la gestión energética capac de controlar la activación y desactivación de sistemas de climatización, refrigeración e iluminación.

El uso de las nuevas tecnologías en materia de eficiencia energética en el Mercado del Val permitirá reducir su consumo hasta un 75 por ciento. Así lo ha explicado el alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva, quien ha mantenido una reunión con los responsables del proyecto Europeo CommONEnergy, en el que participa la capital junto a otros veintitrés socios de diez países.

 

El proyecto trabaja en tres centros comerciales europeos: Génova, Noruega y el Mercado del Val de Valladolid, que será el primero que se reformará. Entre las tecnologías que se van a desarrollar figuran desde fachadas multifuncionales adaptables a las condiciones climáticas del lugar a materiales de recubrimiento que mejoren el aislamiento.

 

En este sentido, Roberto Lollini, coordinador del proyecto europeo CommONEnergy, explica que se va a estudiar un aumento de la luz y la ventilación natural en el mercado. Para ello no se descarta la apertura de grandes cristaleras siempre que no contravenga con la protección histórica a la que está sometido el edificio.

 

La actuación prevé sistemas inteligentes para la gestión energética capaces de controlar la activación y desactivación de los sistemas de climatización, refrigeración e iluminación. Se ha calculado que con el resultado de estas actuaciones será posible reducir la demanda energética en un 75%, lo que supondrá un ahorro medio anual de 700 kilovatios/hora por metro cuadrado. La inversión prevista supera los 900.000 euros, aunque se espera que un plazo máximo de siete años se recupere la inversión gracias al ahorro energético.

 

Por último, Javier León de la Riva ha aclarado que la elección del val como proyecto piloto europeo obedece a algunos rasgos interesantes: “Su carácter histórico, su ubicación en pleno centro, su valor arquitectónico, la implicación de los industriales en la gestión y su funcionamiento como mercado tradicional”.