Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Un policía al detener al hombre que empotró el coche en la sede del PP: "¡Dime qué llevas ahí que tengo mujer e hijos!"

Los policías de la Audiencia Nacional que en ese momento retiraban sus coches de un parking fueron quienes iniciaron el dispositivo de seguridad


MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

Uno de los dos policías que han practicado la detención del hombre que a primera hora de este viernes empotró su coche contra la sede nacional del PP procedió a inmovilizarle y preso de los nervios, con el coche literalmente en interior del vestíbulo del edificio, le espetó: "¡Dime qué llevas ahí dentro que tengo mujer e hijos!", según informan a Europa Press fuentes conocedoras del suceso.

Estos dos agentes, los primeros en intervenir, son los encargados de la vigilancia permanente en la sede del PP situada en el número 13 de la callé Génova de Madrid. Ambos fueron sorprendidos por la inesperada acción llevada a cabo por Daniel Pérez Berlanga, un turolense, parado, que acusa a los políticos de su mala situación económica y que ha decidido empotrarse a toda velocidad a bordo de un Citroën Xantia con matrícula de Guadalajara.

Rápidamente los dos agentes entraron en el edificio que, aunque se encontraba cerrado, ya a las siete de la mañana albergaba trabajadores en su interior sin que ninguno haya resultado herido. Los policías procedieron a sacar del vehículo a esta persona y a inmovilizarla para detenerla. Para ello le han puesto contra una pared y fue en ese momento cuando uno de ellos le hizo la pregunta.

UNA RÁPIDA AYUDA INESPERADA

Daniel Pérez Berlanga aseguró entonces que en el coche llevaba "una bomba y un temporizador". Acto seguido los dos policías recibieron una ayuda inmediata fruto de la casualidad ya que los policías que habitualmente prestan sus servicios en la Audiencia Nacional acuden todas las mañanas a esa hora a retirar sus coches de un parking que hay en la sede histórica del tribunal.

El edificio, situado a pocos metros de la sede del PP en la misma calle Génova pero en la acera contraria, se encuentra en obras por una profunda remodelación que comenzó hace dos años. Desde entonces, jueces y fiscales desarrollan sus trabajos en otro edificio en la calle Goya, cerca de la Plaza de Cibeles. No obstante, casualmente los policías tienen sus coches todavía en el otro lugar por lo que se encontraban en la zona en el momento del suceso.

Por tanto, todos los agentes de la Audiencia, tanto los que van uniformados como los que visten de paisano, comenzaron a establecer el perímetro de seguridad empezando por desalojar algunos comercios de la zona que ya a esa hora estaban abiertos al público. Otros se desplazaron rápidamente a las bocas de Metro más cercanas --la de Colón y la de Alonso Martínez-- para impedir la salida de los pasajeros.

INTERIOR SERÁ INFORMADO

Ya en la Audiencia Nacional, en la calle Goya, todos los agentes han mantenido una reunión con su superior quien les ha felicitado por su actuación y les ha anunciado que va a proponerles ante el Ministerio del Interior para que reciban algún tipo de reconocimiento por su proceder.

El vehículo portaba dos bombonas de butano, un temporizador, un iniciador y varios kilos de nitrato amónico, según han informado fuentes policiales. El director general de la Policía, Ignacio Cosidó ha explicado que llevaba una mezcla de gasolina y algún tipo de fertilizante. En cualquier caso, los TEDAX han concluido que a juzgar por cómo estaba armado el artefacto, difícilmente podría haber explotado.

En su 'alunizaje', el hombre se ha llevado por delante tanto unos bolardos que se ubican en la acerca que da acceso a la sede del partido así como una persiana que mantenía la puerta cerrada.

ATACAR A TODOS LOS POLÍTICOS

Pérez Berlanga ha sido trasladado a la Comisaría de Moratalaz donde ha declarado a la Policía que su plan pasa por atacar a toda la clase política y que ha atacado la sede nacional del PP como podría haberlo hecho en la sede de otro partido o en el Congreso de los Diputados. Según ha dicho, para él todos los políticos son iguales, informan las fuentes consultadas. El hombre, de 37 años, será evaluado psiquiátricamente.

Tuvo un episodio de depresión "hace 10 o 12 años" y llegó a robar un coche de un vecino, pero actualmente no parecía tener ningún problema y se encontraba bien, según ha relatado el alcalde de su localidad, Bronchales (Teruel).