Un paso hacia la final en el nombre de Luis Aragonés

Torres y Vidal

El Atlético espera que su fortaleza defensiva se imponga al poderoso ataque del Bayern de Guardiola.

 

POSIBLES ALINEACIONES.

ATLÉTICO MADRID: Oblak; Juanfran, Giménez, Lucas, Filipe Luis; Saúl, Gabi, Augusto, Koke; Griezmann y Torres.

BAYERN MÚNICH: Neuer; Lahm, Kimmich, Javi Martínez, Alaba; Thiago Alcántara, Vidal, Müller; Douglas Costa, Ribery y Lewandowski.

ÁRBITRO: Mark Clattenburg (GBR).

ESTADIO: Vicente Calderón.

HORA: 20.45/beIN Sports.

El Bayern de Múnich volverá a cruzarse este miércoles (20.45/beIN Sports) en el camino del Atlético de Madrid igual que ocurrió hace 42 años, cuando el equipo alemán se impuso en la final de la Copa de Europa, otro ingrediente que añadir a la enorme motivación que respira el equipo rojiblanco antes de la quinta semifinal de su historia en la máxima competición continental.

Fue en 1974 cuando se celebró el único precedente entre ambos equipos, que en realidad fueron dos porque, por primera y última vez en la historia, se disputó un partido de desempate en la final de la Copa de Europa. Tras el recordado 1-1 del primer duelo, con el lejano gol en el último minuto de la prórroga de Hans-Georg Schwarzenbeck y que igualaba el de Luis Aragonés, el Bayern goleó en el segundo (4-0) y abrió su trienio de reinado en el continente.

Ahora Jan Oblak ocupa el lugar de Miguel Reina, Fernando Torres el de José Eulogio Gárate y Jorge Resurrección 'Koke' el de Luis Aragonés, que marcó de libre directo el único gol del Atlético en aquella final 'doble'. Dos años después de la muerte del 'Sabio de Hortaleza', no habría un homenaje mejor que vengar aquella derrota.

El Atlético viene de eliminar en cuartos al Barcelona, igual que ocurrió en 2014 cuando llegó a la final apeando después al Chelsea, y ya no puede jugar abrigado por la etiqueta de 'equipo revelación'. Son varios años incrustado en la élite del fútbol europeo y la tropa de guerreros liderada por Diego Pablo Simeone ya asusta como cualquier otro 'grande' de Europa.

La fortaleza defensiva volverá a ser su principal herramienta para buscar un buen resultado ante el pentacampeón de Europa. Al Atlético no le han marcado en sus últimos cuatro partidos y Oblak ya ha superado el récord de Thibaut Courtois en partidos sin encajar un tanto.

Sin embargo, este miércoles no podrá contar con su líder en la línea defensiva, Diego Godín, que sigue de baja por una lesión muscular. En su ausencia, Lucas Hernández ha exhibido mucho más aplomo de la que invita a pensar su edad y José María Giménez ya está recuperado para formar a su lado.

El otro problema físico afecta al ataque. Se trata de Yannick Carrasco, que arrastra un esguince de tobillo y su presencia en la alineación es dudosa, más aún después de no entrenarse en la víspera por lo que quedaría un hueco para rellenar en el once, con ventaja para Augusto Fernández, pero con posibilidades para un Ángel Correa, clave ante el Málaga.

Donde no hay dudas es en la pareja atacante formada por Antonie Griezmann, máximo anotador de su equipo esta temporada, y Fernando Torres, que vive una segunda juventud en las últimas semanas y estará muy motivado tras superar su sanción.

Empatado a puntos con el Barcelona en la Liga y soñando con un nuevo doblete, al Atlético también le sonríen los últimos precedentes, ya que está invicto en sus últimos cinco partidos en casa ante conjuntos germanos (cuatro victorias y un empate) desde que perdió frente al Borussia Dortmund (0-1) en la fase de grupos 1996/97.

GUARDIOLA QUIERE LA GLORIA ANTES DE MUDARSE A MANCHESTER

Por su parte, el Bayern disputará su quinta semifinal de 'Champions' consecutiva, una ronda a la que nunca ha faltado desde que Pep Guardiola ocupa el banquillo. Por tercer año seguido, el equipo bávaro llegará a España para disputar la ida de semifinales y decidido a olvidar los precedentes de 2014 (1-0 ante el Real Madrid) y 2015 (3-0 en el Camp Nou), que anticiparon sus posteriores eliminaciones.

El entrenador catalán abandonará el club a final de temporada, rumbo al tercer proyecto de su carrera en el Manchester City, y sabe que no disputar al menos una final de 'Champions' durante su trienio en Alemania supondría un 'fracaso', visto el impresionante palmarés que se labró con el Barça.

A punto de volver a proclamarse campeón otra vez en la Bundesliga, donde tiene 7 puntos de renta sobre el Borussia Dortmund a falta de tres jornadas, el Bayern puede centrar casi todos sus esfuerzos en Europa, donde viene de eliminar con mucho sufrimiento a la Juventus -después de una prórroga- y de resolver sin brillantez ante el Benfica.

Guardiola sufre las bajas seguras de Arjen Robben y Holger Badstuber, mientras que Jerome Boateng ha viajado a Madrid, pero acaba de salir de una lesión y no se espera que juegue de inicio en el Vicente Calderón. Quienes sí jugarán seguro en ataque son Robert Lewandowski y Thomas Müller, cada uno con ocho goles en esta 'Champions', así como el recuperado Franck Ribery y Douglas Costa, que está brillando en su primera temporada en el club.

Será un duelo de estilos muy diferentes entre Simeone y Guardiola, que se enfrentaron diez veces como jugadores, pero solo una como entrenadores hace tres temporadas, cuando el Barça ganó al Atlético en su campo (1-2). El carácter ultracompetitivo del argentino contra el apabullante abanico de recursos tácticos del español, un mano a mano clave en esta eliminatoria presidida, más que nunca, por el recuerdo a Luis Aragonés.