Un paseo por la 'Casa de las Calaveras' de Valladolid

TRIBUNA ha tenido acceso a este viejo inmueble, ubicado en la calle Macías Picavea 13, donde se encontraron varios restos óseos humanos que investiga ahora la Policía.

Desde que se conociera este martes el hallazgo de varios restos óseos humanos (dos cráneos, un fémur y huesos de cadera) en un inmueble de la calle Macías Picavea, los medios de comunicación se han hecho eco de esta sorprendente noticia que ha pillado por sorpresa a los vecinos de la zona. Tribuna de Valladolid ha tenido acceso a la 'Casa de las Calaveras', en un paseo que se inicia en el vetusto portal y acaba en el cuarto piso, concretamente en el ático, donde los operarios de una empresa de limpieza encontraron la macabra sorpresa.

 

 

El edificio está ubicado en la calle Macías Picavea, en el número 13, aunque originariamente estaba numerado con el 21. El viejo edificio, parece que ocupado en su primera planta, permanece desde hace muchos años totalmente vacío en el resto de viviendas.

 

 

Las palomas han hecho del inmueble, especialmente del ático donde se encontraron los huesos, su vivienda. De hecho, una alfombra de más de 20 centímetros cubría todo el suelo y tapaba parte de los huesos.

 

 

El propietario del inmueble decidió rehabilitar la buhardilla para poderla alquilar y encargó su limpieza a una empresa de limpieza, que ha desalojado varias decenas de sacos de escombros y palomina.

 

 

El correo se acumula en algunos de los viejos buzones de este portal.

 

 

Iniciamos la subida por la empinada escalera de madera en un típico portal al puro estilo del siglo XIX

 

 

Algunos operarios de la empresa de limpieza que encontraron los restos, cargan a hombros (lógicamente no existe ascensor) pesados sacos con cascotes, escombros, restos de suciedad y excrementos de palomas.

 

 

El primer piso es que aún tiene inquilinos. Varias bombonas de butano se apilan a la puerta.

 

 

Detalle de una placa metálica encima de una de las puertas de la compañía aseguradora La Unión y el Fénix Español.

 

 

Tras subir tres pisos, se enfila el último tramo de escaleras que desemboca en el ático, el lugar donde se han hallado los huesos. En la entrada varios sacos de suciedad y escombros esperan a ser desaolojados.

 

 

La vivienda es muy luminosa aunque el estado de conservación es muy deficitario. Fueron los operarios de limpieza los que se encontraron los restos óseos bajo el suelo de excrementos de paloma. Enseguida llamaron a la Policía, y se personaron efectivos de la Policía Científica.

 

 

Los Bomberos, también avisados, desprendieron parte del falso techo por riesgo de derrumbe y de nuevo aparecieron otros restos. El Instituto Anatómico Forense analiza los huesos, aunque las primeras investigaciones adelantan que los restos podrían tener entre 30 y 70 años y pertenecer a tres o cuatro cuerpos distintos. Todas las líneas de investigación siguen abiertas y no se descarta cualquier hipótesis: desde una muerte violenta hasta un suceso que podría tener su origen en la Guerra Civil, según algunas fuentes consultadas por TRIBUNA. Por ahora es un misterio el hallazgo de estos huesos en la que ya se conoce como la 'Casa de las Calaveras'.

 

 

Noticias relacionadas