Un once premeditado que cumplió de manera parcial

Javi Chica, durante el choque ante Las Palmas. A.MINGUEZA

Reparto de notas entre los jugadores del Valladolid, con buenas actuaciones como las de Hernán Pérez o Mojica en contraste con unos discretos Timor y Óscar González.

De todo hay en la viña del señor, dice el refranero popular, expresión que podría aplicarse para el partido que realizaron los jugadores del Real Valladolid en el choque frente a Las Palmas. Actuaciones de todo tipo, desde las más protagonistas en el buen sentido del término hasta los más discretos.

 

JAVI VARAS: Partido correcto del cancerbero. En el gol estaba completamente vendido por la defensa y durante el resto del encuentro tuvo poco trabajo, incluso cuando el equipo estaba con nueve.

 

CHICA: Muy voluntarioso a la hora de subir al ataque, se condicionó con la primera amarilla que a la postre le costó una expulsión injusta. Estuvo poco listo por el simple hecho de jugársela.

 

SAMUEL: Buen partido del central, aunque algo lento en algunos movimientos y falló en el gol. Como siempre, todo un aporte para defender las jugadas de balón parado que tuvo Las Palmas.

 

JESÚS RUEDA: Demostró que con Samuel hace buena pareja, aunque ambos estuvieron lentísimos en el gol de Araújo. En un partido de estas características no puede haber ni una mínima falta de concentración.

 

PEÑA: Otro que se incorporó de manera constante al ataque, esta vez sí estuvo correcto a la hora de poner centros. Víctima de una agresión en la que también a él se le vio algo desquiciado.

 

TIMOR: Mal partido del ex de Osasuna, de manera que Leao y Álvaro Rubio tuvieron que tapar sus huecos cada vez que se incorporaba al ataque, muchas veces sin criterio. Y además, acabó expulsado de manera justa.

 

LEAO: De menos a más durante el partido, en la segunda mitad de hinchó a robar balones y a surtir a los delanteros. Limpio, sobrio y con buen trato del balón en todo momento.

 

ÁLVARO RUBIO: Baste decir que fue vitoreado por la afición en el momento del cambio. Clave en el resto del encuentro tras un mal comienzo en sintonía con el resto del equipo, oxigenó en la medular.

 

ÓSCAR: Probablemente el mayor de los suspensos. No dio un pase a diestras y tampoco apareció para echarse al equipo a las espaldas en un partido en el que, desde luego, se espera que aparezca.

 

HERNÁN PÉREZ: El goleador de la noche firmó una gran actuación. Es de los pocos jugadores del Pucela que se atreve a hacer algo diferente, a intentar regatear. Tuvo que acabar pidiendo el cambio.

 

ROGER: Se peleó como un león y presionó como si no hubiera mañana, pero esta vez no tuvo recompensa. Pudo sufrir un penalti que no quiso ver Arias López.

 

SUPLENTES

 

MOJICA: Su entrada al campo dio un aire fresco al equipo cuando había caído en la monotonía en la segunda parte, tan rápido como siempre. Con la lluvia, tampoco lo tenía fácil.

 

OMAR: No tuvo tiempo para demasiadas florituras y tampoco entró demasiado en juego, de manera que sus intervenciones fueron casi testimoniales. Ya habrá otra ocasión.

 

CHUS HERRERO: Tras la expulsión de Chica, su ingreso en el terreno de juego fue fundamental para que no se desequilibrara la defensa. El poco tiempo que jugó, cumplió.