Un museo vivo por las calles de Valladolid en Jueves Santo

Hasta diez procesiones tuvieron lugar por las calles del centro de la ciudad en un día espléndido y sin una nube en el cielo que facilitó la presencia de miles de vallisoletanos y visitantes.

PROCESIONES DE JUEVES SANTO:

 

1. 'Santísimo Cristo de la Luz'.

 

2. 'Penitencia y Caridad'.

 

3. 'Sagrada Cena'.

 

4. 'Nuestra Señora de la Amargura'.

 

5. 'Oración y Sacrificio'.

 

6. 'Santísimo Cristo Despojado, Cristo Camino del Calvario y Nuestra Señora de la Amargura'.

 

7. 'Peregrinación del Silencio'.

 

8. 'Regla de la Santa Vera-Cruz'.

 

9. 'Cofradía del Descendimiento y Santo Cristo de la Buena Muerte 'Cristo al Humilladero''.

 

10. 'Santo Entierro'.

Es posible que, por unas u otras razones, no tuviera usted la suerte de poder deambular por las calles de Valladolid en la jornada de este jueves. Si es así, sepa que tuvo la mala suerte de perderse un museo vivo desfilando al son de cornetas y tambores, un tesoro que muy pocos días al año se puede vivir. Por si fuera poco, gratuito y de los más bonitos de España, al menos en cuanto a figuras y tallas se refiere. Y si no, que se lo digan a las diez procesiones que coparon este Jueves Santo tan especial en Valladolid.

 

El tiempo, como ya era sabido, iba a ser inmejorable. Durante toda la jornada, de principio a fin, con un maravilloso sol dorado que lucía en el cielo sin una sola nube que le hiciera sombra. Por una vez, por un año, ni cofrades, ni hosteleros, ni vallisoletanos, ni todo aquel interesado en la Semana Santa estaba pendiente del cielo.

 

Pero volvamos a las procesiones. Después de que la del Santísimo Cristo de la Luz abriera la veda por la mañana, anticipada a las nueve hermanas que la acompañarían por la tarde, era el momento de que Valladolid esbozara una sonrisa. No hay duda de que una pasión se vive con más nervio si las condiciones son favorables, y las múltiples figuras de Gregorio Fernández y Juan de Juni podían pasear por el centro como si de su iglesia se tratara. Mejor imposible.

 

La ‘Penitencia y Caridad’, la ‘Sagrada Cena’, ‘Nuestra Señora de la Amargura’... Todo el mundo se iba quedando con la boca abierta al paso de los pasos, valga la redundancia. La algarabía de colores de los diferentes cofrades terminaba de dejar ensimismados a propios de la provincia y a foráneos.

 

Y no eran los de fuera de Valladolid los únicos invitados especiales. Quizá el buen tiempo, quizá el hecho de que el colegio haya dado una pausa momentánea a los más pequeños, hacía que cientos de niños se unieran a esta ilusión de Jueves Santo, sin duda en mayoría respecto a otros años.

 

Destaca además el indulto del preso en la primera de las procesiones, la ya nombrada ‘Penitencia y Caridad’, en boca del Delegado del Gobierno Ramiro Ruiz-Medrano, tal y como se había prometido hacía ya dos semanas y que se hizo efectiva en las puertas del Juzgado para que el recién perdonado se uniera a la procesión. Todo eran alegrías.

 

Siguieron ‘Oración y Sacrificio’, el ‘Santísimo Cristo Despojado, Cristo Camino del Calvario y Nuestra Señora de la Amargura’ y la ‘Peregrinación del Silencio’. Las calles de Valladolid, para entonces, ya se habían convertido en un cocedero cultural y de preciosas imágenes que hacían que la marabunta que paseaba por el centro quedara satisfecha en su propósito de empaparse de Semana Santa.

 

El sol empezaba a caer poco a poco, al mismo tiempo que los pasos continuaban su paseos por iglesias y plazas de la capital. Quedaban uno de los platos fuertes de la noche, la ‘Regla de la Santa Vera-Cruz’ con hasta siete pasos que salieron de la iglesia con su mismo nombre. ‘La Peregrinación del Silencio’, ‘El descendimiento y Santo Cristo de la Buena Muerte’ y, por fin, el ‘Santo Entierro’ cerraban la jornada. Era el momento de echar el cierre, al menos hasta este Viernes Santo. De sol a sol, continúa la Semana Santa en Valladolid.