Un mito, una belleza que traspasó fronteras

Con personalidad atrevida y bajo la censura de una España gris, ella destacó. 

MADRID, 8 Abr. (EUROPA PRESS) -

 

Sara Montiel, un nombre que hoy se apaga. Eso sí, la luz que emitió en las décadas de 1950 y 1960 brillará para siempre. Fue musa, inspiración y admiración de muchos, de belleza casi inalcanzable. Una vida dedicada al cine y la música, una leyenda...

 

Con personalidad atrevida, y bajo la censura de una España gris, ella destacó. Destacó por ser la primera española en deslumbrar en Hollywood, destacó por sus colaboraciones en películas con estrellas de la época comoGary Cooper, Burt Lancaster, Joan Fontaine, Mario Lanza, Vincent Erice, Charles Bronson. Y destacó por ser la que le abrió paso a todas las españolas que han triunfado y hoy en día triunfan en la Meca del Cine. Artistas como Lola Flores, Carmen Sevilla, Paquita Rico y Marujita Díazabrieron camino y cruzaron el charco.

 

 Ya desde pequeña no pasaba desapercibida en su localidad natal, Campo de Criptana. Sus dotes artísticas y su indiscutible belleza hicieron queVicente Casanova, un influyente productor y agente de publicidad que la vio cantando una saeta durante una procesión de Semana Santa de Orihuela, apostara por ella y por su preparación en declamación y canto.

 

Una carrera que 85 años después recoge sus frutos con la admiración de miles de españoles consternados por su fallecimiento.