Tribuna mini Saltar publicidad
Cortinilla bose tribuna va 800x800px file

Un millar de personas denuncian la "represión policial" y animan a los heridos a que denuncien

Una de las mujeres heridas ofrece el relato de los hechos al resto de manifestantes. Fotos: BORIS GARCÍA
Ver album

Consideran "brutal" la carga policial acaecida el pasado domingo cuando un grupo de personas protestaban tras la convención celebrada en la ciudad.

Todo parece indicar que los heridos tras el altercado con la Policía el pasado domingo, cuando un grupo protestaban a la puerta de un restuarante donde comían dirigentes del PP, iniciarán los trámites legales para denunciar lo que consideran "una desproporcionada y brutal carga policial".

 

Así lo han dejado entrever en la concentración celebrada esta tarde en Fuente Dorada, donde cerca de un millar de personas, han mostrado su repulsa por lo acontecido el domingo en San Lorenzo. Los siete heridos han relatado cómo fueron los hechos, y todos ellos han desmentido al subdelgado del Gobierno, José Antonio Martínez Bermejo, quien no consideraba "carga" la actuación de la Policía. También han pedido su dimisión.

 

Gritos en contra de la represión y un recuerdo a la mujer que aun permanece hospitalizada por un derrame cerebral, han sido los protagonistas de una concentración que ha marchado contra la sede del Partido Popular en Valladolid, en la calle Alcalleres, donde han lanzado huevos y se han dirigido hasta el Ateneo Republicano donde acordar qué medidas llevarán a cabo.

 

Pablo Ortiz, miembro del 15-M, adelantaba que se estaba estudiando el inicio de acciones legales tras lo ocurrido ayer aunque, ha matizado, la acción judicial "no corre tanta prisa" porque la prioridad se centraba en sacar de comisaría a los detenidos y corroborar el estado de salud de los heridos (una mujer de 60 años, Encarna, sigue ingresada).

  

"Lo que ha ocurrido no es normal, hay prensa gráfica que demuestra que lo que dice el subdelegdo del Gobierno, José Antonio Martínez Bermejo, es mentira", ha recalcado Ortiz antes de recalcar que la concentración de ayer ante el restaurante La Parrilla de San Lorenzo, donde comían varios dirigentes del PP, no era ilegal pese a no estar convocada, punto en el que se ha referido al derecho de reunión y a la opción de que les hubieran multado y disuelto, pero no agredido.

  

Todos los participantes en el acto han destacado que, a su llegada a la zona del restaurante, no había presencia policial y todos han coincidido en señalar que no existió provocación previa por parte de las personas que gritaban y coreaban lemas contra el PP, a lo que luego llegó la respuesta policial.

  

Con gritos de 'Ser policía, vergüenza me daría', 'La historia se escribe con desobediencia', 'Con Rubalcaba esto también pasaba', 'Al PP el fascismo se le ve', 'Asesinos a sueldo, abuso de poder' o 'Detenidos absolución' se ha desarrollado el acto, durante el cual los participantes han negado la versión de los hechos dada esta mañana por Martínez Bermejo, de quien se ha pedido la dimisión, así como la del delegado del Gobierno, Ramiro Ruiz Medrano.

  

Además y tras señalar que ellos no son "de ninguna organización" sino del "movimiento popular", se ha llamado a la movilización acusando de nuevo al PP de los incidentes de ayer. "Los de azul oscuro siguieron las órdenes de los de azul claro, que son del PP".

  

El acto ha desembocado en una marcha que finalmente ha concluido en la calle Alcalleres, ante la sede del PP de Valladolid, donde además de pedir su ilegalización, reclamar la absolución de los detenidos y pedir el abandono de la ciudad por parte de "fascistas", se han tirado huevos y pintura que han alcanzado a algunos de los periodistas que cubrían la movilización.

   Los participantes en la protesta, que ha concluido con un 'La próxima visita será con dinamita', han sido invitados a tomar parte en un encuentro en la sede del Ateneo Republicano para estudiar las próximas movilizaciones que se llevarán a cabo.

Noticias relacionadas